Translate

martes, 21 de noviembre de 2017

“El Athletic te hace desear ser vasco”

Reportaje publicado por Aner Gondra en el diario Deia el 21/11/2017

Los periodistas británicos Jonathan Wilson, Michael Calvin y Sid Lowe inaugurarón ayer las jornadas letras y fútbol


Sid Lowe, a la izquierda, Michael Calvin, en el centro, y Jonathan Wilson, a la derecha, charlaron ayer en Bilbao. (Foto: Juan Lazkano)

La Fundación Athletic arrancó ayer con sus ya tradicionales jornadas de Letras y Fútbol. Para el debut de este año convocó a tres periodistas y escritores británicos: Jonathan Wilson, Michael Calvin y Sid Lowe.

Atendiendo a su extenso currículo como informadores no era de extrañar que comenzaran reflexionando sobre su profesión. Michael Calvin, el más veterano del trío, explicó que “informando sobre fútbol, una industria globalizada, puedes ver lo mejor y lo peor de la naturaleza humana”. Y reconocía que eso, como escritor, le supone un estímulo: “Los jugadores viven dentro de una burbuja y escribir sobre quiénes son y sus historias hace que esa burbuja se rompa”.

Jonathan Wilson, por su parte, añadió que leer y estudiar sobre algo “facilita el debate, el diálogo”, algo extrapolable al fútbol: “Puedes hablar de fútbol con un taxista de cualquier ciudad del mundo”. “El fútbol es universal, es solo el vehículo para poder llegar a una emoción a la que se podría llegar a través de cualquier otro medio”, advirtió.

Sid Lowe lanzó una pregunta al aire: “¿Hay algún libro sobre fútbol que lo haya cambiado todo?”. Calvin no tenía dudas: “De niño mi padre me regaló el libro The football man de Arthur Hopcraft en el que el autor escribía: Yo solo soy un reportero y quiero ver el fútbol como es. Desde ese instante supe lo que quería hacer con mi vida. Quise estar en el fútbol”.

Lowe, al que le tocó hacer de moderador, no pudo evitar lanzar otra bomba en forma de pregunta: “¿Se puede separar deporte de política? La última vez que le oí a alguien argumentar que no hay que mezclar estas dos cosas fue... ¡al secretario de Estado para el Deporte!”. Jonathan Wilson no dejó lugar a dudas: “¿Se puede quitar el oxígeno del aire?”. Y recordó cómo en su niñez el Partido Conservador aplastó a los sindicatos mineros que estaban en huelga. Después el veía que el público en el estadio de fútbol insultaba a los policías que velaban por su seguridad porque eran los mismos que les golpeaban en los piquetes.

En ese mismo sentido, Michael Calvin relató que como periodista le tocó “contar cadáveres” en la tragedia de Heysel. Al día siguiente tuvo que viajar a Londres para reunirse, junto a otros periodistas que habían presenciado la masacre, con Margareth Thatcher: “Ella quería hacer algo contra los hooligans y me di cuenta de que todo era maquillaje. Ella sentía la oportunidad de hacer una declaración política y nosotros le dábamos autenticidad. Nos preguntaba qué haríamos nosotros, pero todo estaba fijado de antemano. Era todo muy cínico. El vínculo entre política y fútbol es inevitable porque tiene una gran importancia social”.

El caso del Athletic

Para estos tres británicos locos por el fútbol fue inevitable sacar el Athletic como tema de conversación. Wilson confesaba que, tras visitar Lezama y ver un partido en San Mamés, está convencido de que “en Europa no existe ningún club de fútbol con tal nivel de identificación”.

Michael Calvin admitía que hablar de Athletic es hablar de pureza, pero su lado más oscuro le susurra al oído los peligros del fútbol moderno: “Mi cinismo me dice: ¿Cuánto tiempo podrá sobrevivir está filosofía? Los buitres siempre estarán ahí fuera esperando para llevarse los jugadores del Athletic, como pasó con Javi Martínez o Ander Herrera”. Además, Calvin quedó ayer asombrado “por la accesibilidad” en los entrenamientos: “Esta mañana en Lezama había padres con sus hijos viendo el entrenamiento. En Inglaterra intentar ver entrenar a tu equipo es como intentar entrar en un búnker”.

Como broche, Sid Lowe quiso alabar el impacto del Athletic en la cultura futbolística del Estado: “La repercusión literaria y artística del Athletic está por encima del resto de clubes y prueba de ello son, por ejemplo, las actividades de la Fundación Athletic”. Y, a pesar de ser seguidor del Liverpool, no tuvo reparos en sentenciar: “El Athletic te hace desear ser vasco”.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Iribar: "La gente me dice que disfrutó viéndome jugar"

Entrevista publicada por Alfonso Herrán en www.as.com el 19/11/2017

El legendario exguardameta del Athletic fue campeón de Europa con España, marcó una era y recibirá uno de los Premios As por su cincuenta aniversario.


José Ángel Iribar abre el telón de los Premios 50 Aniversario As, por la década de 1967-77, en la que batió el récord de partidos internacionales con España que tenía Ricardo Zamora (46).

Con tantos galardones, ¿recibir uno más le ilusiona?

¡Sí! Me ha hecho mucha ilusión que me den este premio a toda una década. Lo primero que quiero hacer es felicitar a As, porque es su 50 aniversario y le deseo que cumpla muchos años más. Deseo agradecer públicamente a los que han hecho posible que esto se haya producido.

Todo arrancó en la playa de Zarautz. Aquel crío que ayudaba en las tareas de casa, soñaba con llegar a Primera mientras le daba al balón en la arena por las tardes…

¡Qué va! No tenía tanta aspiración, no pensaba en llegar tan lejos. Mi ilusión era jugar en el equipo de mi pueblo.

¿De verdad que de niño nunca pensó en alcanzar la cúspide?

Eso siempre está ahí, pero lo inmediato era otra cosa. Mirabas en el NO-DO partidos y selecciones, imágenes de los famosos, de Yashin jugando en Wembley… y piensas en parecerte a ellos.

Y fichó por el Athletic. ¿Cómo fue su primer día en ese vestuario?

Aquel día de la presentación que hacíamos en San Mamés tuve que pagar la novatada. Vas sigiloso, por si acaso. Coincidí en la puerta con Iñaki Sáez; ya le conocía porque solía venir a Zarautz, ya que tenía unos primos y jugaba por allí. Allá fuimos juntos los dos nuevos. Entras como despistado y no te dicen ni hola, Alguien entonces te ordena: ‘Vístete en esa percha, que es la tuya’. No sabes ni quién es pero notas algo extraño. No sabías dónde ponerte y te desvistes. En estas llega Eneko Arieta, el dueño desde hacía muchos años: ‘¿Quién eres, chaval, ese es mi sitio, solo faltaba que venga un novato como tú y me lo quite’. Ja, ja, ja. Eso me marcó. Agachas la cabeza, coges la ropa y buscas otro lugar entre las carcajadas y la complicidad de los demás. ¿Y dónde me pongo yo ahora? A ver aquí si hay suerte…. Luego nosotros las hemos hecho igual. Eso era común en muchos equipos. Son clásicas, es bueno para cualquier vestuario.

Debutó como león en Málaga.

Sí, por la lesión de Carmelo. Hizo un desvío y se pegó contra el poste izquierdo faltando 25 minutos. Le suplí porque estaba conmocionado. Por entonces la única sustitución que se podía hacer era la del portero. En el banquillo estaba yo solo junto con los entrenadores. Un debut siempre va unido a los clásicos nervios, pero en esos 25 minutos mantuvimos la puerta a cero.

Luego lo gordo vino con el estreno en San Mames, ante el Madrid de Bernabéu, aunque Gento estaba lesionado.

Sí, jugó Manolín Bueno en su lugar…

…al que le pitaron un penalti escandaloso a favor….

¡Escandaloso es poco!

Cuente, cuente.

Fue la anécdota. Ya antes había debutado contra el Betis, pero era fuera. Era en San Mamés, en efecto, contra el Madrid, de los últimos partidos de aquella temporada. ¡Jugar contra aquel Madrid! Vino toda la familia y amigos. Di Stéfano, Puskas, que marcó el penalti... Había sido fuera del área y cayeron almohadillas. Nos tiramos un rato recogiéndolas, viendo si era posible que lo lanzase o no. Le dije: ‘Tíralo fuera que no salimos de aquí...’. Lo marcó, claro. Me miró y me contestó: ‘Ayyyyy chaval, lo que te queda por aprender’.

Llegó para ‘jubilar’ a un ídolo como Carmelo.

Lo conocí antes, en Zarautz. Desde el balcón de mi casa le veía sentado con su mujer en la cafetería Otamendi. Lo reconocí y no me atrevía a decirle nada. Cuando fiché por el Athletic fue muy emocionante, tenerle ahí cerca a otro de mis ídolos...

Poco a poco empezó a enamorar a la grada. Hasta le perdonaban fallos clamorosos.

Sí, ya sé lo que me vas a decir.

Pues eso. Las cesiones a los porteros en San Mamés estaban muy mal vistas.

Sí, un pecado.

Y en un campo embarrado contra el Madrid, Txutxi Aranguren le pasó un balón que se le coló entre las piernas. Una cantada que le encasquetaron al bueno de Txutxi.

¡Pobre Txutxi! Le echaron una bronca y el error fue mío, que estaba intentando hacer un pase antes de coger el balón. Ya estaba Amancio en aquel equipo creo recordar, porque Di Stéfano andaba en el Espanyol.

Y le llegaron a sacar a hombros en el 66 tras perder una Copa con el Zaragoza.

Fue algo increíble, me di cuenta de la afición que teníamos, que sabíamos ganar y también perder. ¡Perder una final y que te saquen a hombros y te pongan una txapela! Pensé: esto no es normal. La afición me ganó ahí.

Ha vestido la camiseta del Athletic durante 614 partidos. ¿Se queda con alguno en especial?

En aquella época eran muchos. ¡18 temporadas! Es complicado elegir uno. Te quedas con algunos: cuando ganamos la primera Copa… esas finales te dan una satisfacción mayor porque la gente lo comparte más contigo.

¿Y el momento más duro? ¿La final contra Betis?

Me tocó tirar el último ´penalti. La ‘paradinha’ la hice por lo visto muy mal. Esnaola me adivinó el tiro y la agarró.

¿Con el paso del tiempo lo han recordado?

Sí. Hasta hace poco ha estado trabajando para el Betis, entrenando a los porteros. Los que están alrededor lo recuerdan, yo me lo tomo con mucha deportividad.

La final perdida contra la Juventus también fue dolorosa.

Era una final de UEFA, nos ganaron por el ‘golaverage’. Fue un momento triste, un año agridulce, porque jugamos muy bien toda la temporada. El gran Koldo (Aguirre) nos dirigió de maravilla los últimos años y sobre todo ese. El equipo disfrutaba muchísimo jugando y hacia disfrutar. Jugamos dos finales y fuimos terceros en la Liga, nos faltó la guinda de un título. En la UEFA merecimos más en el cómputo de los dos partidos, pero Bettega me hizo el gol. Lo remontamos, pero no fue suficiente.

Se enfrentaron ahí al gran Dino Zoff.

Su trayectoria es impecable, en actuaciones y resultados. Tuvo enorme prestigio, muy bien ganado en la Juve y la selección italiana. Actuó hasta los 40 y eso dice mucho a favor de él.

¿Llegó tan lejos por ser muy crítico consigo mismo?

Es importante ser autocrítico y tratar de superarte cada día. Aquí nadie nace y ya está. Puedes tener unas cualidades pero hay que perfeccionarlas. Tampoco tienes que flagelarte demasiado. Es importante eso y escuchar la crítica que te puedan hacer tus compañeros y los entrenadores.

Le define una palabra: sobriedad. Si eres sobrio minas al contrario.

Me enfrenté a delanteros importantes y no iba desencaminado. Me soltaban: ‘Te hago un remate y me la coges como si nada’. El aspecto psicológico en el fútbol también juega mucho. A tu equipo le das confianza si no te adornas, piensa que está bien defendido, y el contrario igual se lo piensa a la hora de disparar, tal vez se aplique más.

Al principio no se utilizaban guantes o eran de lana, hasta que vio a Banks.

Procuraba aprovechar los viajes que hacíamos al extranjero para, lo primero, ir a una tienda de deportes o un gran almacén de los que había principalmente por el Reino Unido. Iba a ver qué novedades había en material deportivo, especialmente guantes porque en Inglaterra se usaban unos de lana muy adaptados a la mano. Me fijé que Gordon Banks, que era uno de mis ídolos, un portero excepcional, jugaba con unos verdes muy ajustados y al final los encontré. Jugué una época con ellos y me duraron la tira.

¿Añora el viejo San Mamés?

Sí. Los exjugadores lo añoramos mucho porque allí hemos disfrutado del juego, la afición y todo. Queda para siempre. Estamos contentos por el nuevo campo, que está prácticamente en el mismo sitio que el anterior y es excepcional, pero me quedaré siempre con el viejo San Mamés.

Colgó los guantes un 12 de diciembre de 1979.

Le dije al entrenador que no estaba en buenas condiciones para seguir jugando porque tenía problemas en la espalda y mi flexibilidad no era la adecuada para continuar. Era Senekowitsch; se enfadó un poco, y la directiva también. Les dije que empezaran a contar con otro portero porque no estaba para demasiados trotes. Lo decidí y no me arrepiento. No puedes andar arrastrándote tus últimos años por esos campos de Dios.

¿Un día duro?

Si la decisión es tuya no supone tanto. El 31 de mayo me hicieron un homenaje. Fue inenarrable, emocionante... me hizo feliz. Luego seguí trabajando en el fútbol, entrenando a porteros, a equipos de infantiles, cadetes, más tarde el Bilbao Athletic... He estado ligado al fútbol para que no me asaltara esa nostalgia. Entiendo a la gente que lo deja y es muy duro sobre todo si la decisión no es suya. Cambia la vida completamente, de la rutina de entrenar a no hacer nada, según avanza el año siguiente se tiene que hacer doloroso.

La fiebre tifoidea estuvo a punto de truncar su carrera.

En el fútbol te puedes lesionar gravemente y se acaba todo. En mis tiempos una lesión de menisco muchas veces no se superaba. Te sobreviene un virus y se acabó. Salí adelante de milagro y seguí jugando cinco o seis años más a bien nivel.

En la despedida del viejo campo también se le vio emocionado.

Fue el culmen. No hay palabras para describir lo que sientes, que te den esa oportunidad de despedir San Mamés con 70 años, jugar con el equipo... Ya con sentir esa sensación aunque sea cinco minutos... creía que me iba a dar algo, tenía el corazón a mil.

También le han nombrado ‘ilustre de Bilbao’. ¿Le ilusionó?

Muchísimo, porque llevo aquí 55 años, en el Athletic, y en Bizkaia, 56. Me he sentido como en casa. Siempre me ha gustado Bilbao. Ahora es fácil presumir de esta ciudad. Los campos, las ciudades… los hacen la gente; y los bilbaínos y vizcaínos siempre me han caído bien, transmiten alegría, son cercanos y viven el Athletic como algo suyo, por eso siempre digo que este club es una gran familia.

Muchos le consideran un mito. ¿Se ve así?

Si te lo dicen, lo aceptas. Siempre se exagera un poco, cuando dejas el fútbol la gente tiende a mitificar las cosas. En mi interior intento no darle más importancia que la que tiene.

Antes eran más accesibles, ahora los futbolistas están endiosados ¿no?

Los medios audiovisuales están cada día con ellos y han cambiado todo, también a la sociedad. El jugador se protege, nosotros pisábamos la calle más, éramos un grupo de amigos y estábamos con las novias o las mujeres. No tienen nada que ver nuestros tiempos con los actuales.

Tiene un nieto y una nieta. ¿Hay madera ahí de crack?

Mi nieto tiene cuatro años, ya se pone un uniforme, se estira, le pega al balón y también juega a pala muy bien. Tenemos un zurdo ahí.

¿Vio llorar a Buffón tras caer en la vuelta de la repesca del Mundial?

Vi el partido desde el principio. Sabía lo que se estaba jugando y las imágenes eran muy ilustrativas. No me extraña que al final rompiera a llorar. Es otro grande.

El Balón de Oro parece vetado para los porteros. ¿Es injusto?

Es un eterno debate. Yashin lo tiene, era el mejor en su época. La gente admira más al goleador. Si te hacen un gol parece que te han hecho 30, que el delantero lo ha metido 30 veces. Influye en esas votaciones.

La ‘Araña Negra’ le marcó. Incluso imitó su aspecto con la indumentaria oscura.

Cuando estaba en el pueblo, lo veías, como te decía, en el NO-DO y era mítico, el representante de la URSS en ese momento, el deportista más nombrado en todo el mundo en el fútbol. Jugamos la final de la Eurocopa con la Selección y les ganamos. Me dio su camiseta porque se atrevió Paquito a pedírsela para mí. La tengo como oro en paño en mi casa. No olvidaré el detalle que tuvo en el homenaje que me hicieron en San Mamés tras batir el récord de Zamora de internacionalidades, con 47. Acudió junto con el propio Zamora, otro mítico portero. Los dos estaban considerados en su época los mejores del mundo. Les agradezco muchísimo ese homenaje.

Pudo visitar su tumba en Moscú.

Aprovechando que hace unos años fuimos a jugar a Moscú, ya que no pude acudir a su funeral, logré entregar un ramo de flores en su tumba, me emocionó. Suerte que se pudo grabar con la colaboración de gente de As.

¿Cómo gustaría que le recordasen?

Lo mejor que me suele pasar cuando voy por la calle es que me reconozcan y me digan lo que han disfrutado viéndome jugar. Hemos jugado para esto. Dentro de las presiones que tienes disfrutas con lo que haces en tu estética, paradas, desvíos, arrojo y errores.

¿Y cómo fue el acceso al vestuario de la Selección? Se estrenó con 21 años, muy joven, ante Irlanda en el 64.

Me recibieron muy bien. Zoco me solía llamar benjamín. Era el más joven. Hice grandes amigos y sigo manteniendo ese trato con todos. Alguno nos dejado hace nada como Rivilla. Y Lapetra, Zoco recientemente... Debutar ganando a Irlanda en Sevilla y convenciendo ayuda a seguir jugando y manteniendo la amistad con aquel grupo de grandes jugadores.

Aquella Eurocopa fue histórica.

Había un equipazo: Suárez, Pereda, Amancio, Lapetra, Fusté… jugadores, sobre todo en ataque, increíbles. Y Marcelino, claro.

¡Es el único portero del Athletic que ha ganado el Zamora en los últimos 70 años!

Sí, fue un gran logro. Lo conseguí en el 70, que fue fantástico para el equipo.

En aquella época estaban el argentino Carrizo, Yashin, Mazurkiewizc en Montevideo, el mexicano Carvajal, Albertosi en Italia, el checo Viktor, el yugoslavo Curkovic o el particularísimo Manga, portero brasileño de Club Nacional de Football…

Y no olvides a Sepp Maier. Estaban surgiendo nuevos porteros. Todos esos eran fantásticos. Con Viktor estuve en la selección UEFA que jugó contra Brasil en Barcelona, en un partido que organizaba UNICEF. De todos ellos, me quedo con Banks.

Alcanzó 49 partidos como internacional cuando no era tan fácil sumar entorchados.

Al año podías jugar tres o cuatro partidos, en la actualidad los compromisos de la Selección no tienen nada que ver, pero el mérito de los de ahora es el mismo. El récord de Zubizarreta está ahí.

¿Qué nivel de porteros ve ahora?

Excelente. Hay porteros con mucho nivel, se trabaja mucho, específico, y se ha visto una evolución brutal. Ahora son más futbolistas, porque hay que adaptarse a las nuevas reglas, el portero de ahora es el nuevo líbero. Además de parar tiene que saber actuar en esa faceta y debe ser futbolista.

¿Y en Lezama? ¿cómo ve las cosas?

Estamos contentos del nivel que tenemos, hay muy buena proyección, se trabaja con ellos y aquí a los chavales les gusta jugar de portero.

Una última: ¿le gusta el VAR?

No soy enemigo de las nuevas tecnologías si no entorpecen, si miden bien los tiempos. Si no paran los partidos serán bienvenidas, que no pase como en baloncesto, que hay tantos parones, con todo el respeto del mundo al baloncesto. Hay partidos y finales que se han decidido de forma errónea por no tener acceso a esos avances. En el Mundial de Inglaterra, en el que estuve, la anfitriona ganó por un gol que no sabemos si entró, igual no lo hizo. Luego hicieron otro, pero eso le llevó a la victoria.

Resumen Jor.12ª: Athletic Club - Villarreal CF

Fuente: www.athletic-club.eus

Unión

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 18//11/2017


Dos semanas han pasado desde el último partido de Liga en Vigo. La manera en la que se perdió frente al Celta, la situación clasificatoria y, sobre todo, la dinámica del equipo nos han dejado 15 días con un regusto amargo. Normalmente, estos parones suelen traer diferentes consecuencias, dependiendo del momento en el que se encuentren los equipos. El del Athletic ha llevado a hablar de muchos temas que se mueven alrededor del club. Cuando las cosas parecen no funcionar se buscan causas que argumenten los pobres resultados a lo largo y ancho de todo de todo el sistema.

Pero bien haríamos todos en centrarnos en el principal y único objetivo de este fin de semana, la victoria. Sin darnos cuenta los días han ido pasando y poco o nada se ha hablado del rival, el Villarreal. Un equipo que desde la llegada de Calleja al banquillo no conoce la derrota en Liga, con una dinámica totalmente opuesta a la del Athletic, y que ha sumado 13 puntos de los últimos 15 disputados.

El cambio de sistema propuesto por el nuevo entrenador, 1-4-4-2, con un rombo en el centro del campo -qué grandes recuerdos me trae ese sistema-, ha sido asimilado por sus jugadores a la perfección desde el primer día. Es un equipo muy bien situado tácticamente, con mucha paciencia en la circulación de balón, pero que sobre todo tiene mucho peligro con espacios a la contra por las características de sus delanteros Bacca, Bakambu y Sansone.

Estos jugadores estaban en un gran momento de forma y confianza antes del parón. Bakambu, con ocho goles en la Liga, es el máximo goleador. Bacca, aunque de momento solo ha marcado tres, quizá estaba pasando por su mejor momento desde su llegada al Villarreal. Y Sansone, también con tres tantos en su haber, es un jugador eléctrico y muy vertical que puede salir de inicio o ser un gran revulsivo a lo largo del partido, dependiendo de cómo vaya el encuentro.

Cuando la coyuntura no te es favorable, habrá que tirar de histórico. Desde que el Athletic inauguró el nuevo San Mamés, el Villarreal ha disputado cuatro partidos ligueros y en ninguno de ellos ha conseguido la victoria, con tres derrotas y tan solo un empate. Tampoco en Copa han sonreído los amarillos, que fueron derrotados en los octavos de final de la temporada 2015-2016 por 3-2.

Con estos preliminares y datos que nos presentan la situación de ambos clubes, hay que afrontar el encuentro. Sin ser una situación dramática, ni mucho menos, lograr los tres puntos traería tranquilidad y confianza, y evitaría que la situación se pudiese complicar.

Aclarar que unidad y unicidad no son lo mismo. En la unidad existe la divergencia de pensamiento. Esas diferencias en torno a la realidad del Athletic son positivas en tanto que mueven al club, lo convierten en un ser vivo. La unicidad, la cualidad de lo único, mata lentamente.

Ahora bien, esas diferencias de criterio, que ayudan al club a cuestionarse a si mismo, deben quedar al margen mañana cuando el árbitro pite el inicio del partido. Cuerpo técnico, jugadores y afición tienen que sentir que la unión de esfuerzos entre todos es la que nos puede acercar al éxito.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Monopoly rojiblanco

Artículo publicado por Josu Segovia en www.cadenaser.com el 16/11/2017


Es una edición exclusiva de Monopoly que incluye características diferenciadoras de las versiones normales del juego, como las casillas, que en vez de calles son momentos históricos y lugares emblemáticos del equipo rojiblanco como San Mamés, Lezama, la primera Liga, el equipo femenino, etc. Asímismo, las casas y hoteles se convierten ahora en gradas y estadios.

Las casillas 'Paseo del Prado' y 'Paseo de la Castellana', las más caras en la versión tradicional son aquí el escudo actual (400M) y la bandera (350M), las más baratas, justamente, el primer emblema e imagen del club rojiblanco.

Nada más anunciarse su lanzamiento, cientos de aficionados han contactado con la empresa distribuidora para saber cómo pueden hacerse con él, algunos de ellos de lugares tan lejanos como Japón, Australia o Estados Unidos. Y es que ya se sabe que el Athletic tiene incondicionales repartidos por todo el mundo.

Monopoly Edición Athletic Club está ya disponible en jugueterías, grandes superficies, tiendas online y, por supuesto, en las tiendas oficiales del Club. Para celebrar su lanzamiento, Mr. Monopoly hará un hueco en su apretada agenda y estará los días 19 de noviembre y 2 de diciembre en San Mamés para animar a los leones.

lunes, 13 de noviembre de 2017

El homenaje de Williams a sus padres y a sus raíces

Artículo publicado por Ainara San Cristóbal en el diario El Mundo Deportivo el 13/11/2017


Foto: Aiol

La incompatibilidad de agenda con Óscar de Marcos, su aliado, impidió a Iñaki Williams llevar a cabo el bonito plan que tenía para las vacaciones del pasado verano. Pero solo supuso un retraso. La Pantera está decidida a cumplir un compromiso que adquirió con la ciudad de Ghana donde se conocieron sus padres. En cuanto le sea posible, se desplazará allí con una ONG para ayudar a la gente que “lucha cada día” como en su día hicieron sus padres para darle un futuro mejor. Un viaje pendiente a sus orígenes.

El delantero rojiblanco tiene siempre muy presentes sus raíces. Todos los sacrificios que han hecho Félix y María, sus progenitores, para sacar adelante a Iñaki y a su hermano, Nicholas, que también progresa en la cantera de Lezama. Se conocieron en un campo de refugiados cercano a Accra, la capital del país africano, donde la madre había llegado huyendo de la guerra civil que se estaba viviendo en su Liberia natal. Desde allí decidieron emprender juntos su viaje a Europa, y allí es donde Williams quiere ir a arrimar el hombro en homenaje a ellos.

La Pantera, en una conversación con MD, explica cómo las circunstancias frustraron el desplazamiento que estaba organizando junto a De Marcos en verano. “El tema del Europeo nos trastocó los planes, porque él tuvo vacaciones en la época que yo estaba en el Europeo y luego, cuando tenía yo, ellos ya empezaban la pretemporada”. Tendrá que ser en otro momento, pero el plan sigue en pie. El delantero tiene claro que “es un viaje que tenemos pendiente y ojalá el verano que viene podamos disfrutarlo y podamos ir allí a ayudar a toda la gente”.

“Se lo debo todo a ellos”

Confirma que el destino es “Ghana, la ciudad de mis aitas, donde está toda mi familia, intentaremos buscar las necesidades que se puedan encontrar allí e intentar echar un cable”.

Williams, gracias al sacrificio y a la valentía de sus padres, es hoy día un triunfador. A sus 23 años, se ha convertido por méritos propios en uno de los jugadores referencia del Athletic. Puede presumir de haber debutado como internacional absoluto con la Roja de Julen Lopetegui. Y varios clubes importantes a nivel europeo han seguido y siguen muy de cerca sus pasos. Pero Iñaki, como le han enseñado Félix y María, tiene siempre muy presentes sus raíces: “No hay que olvidar de dónde vienen tus padres, gracias a ellos estoy aquí, se lo debo todo. Ellos han dado todo lo que tienen en la vida por mí. Intentar ayudar a toda esa gente que se lo merece, que lucha día a día para sacar a su familia adelante, no está de más”.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Entrevista a Fito Cabrales

Entrevista publicada por A. Mérida / G. Pose en www.as.com 12/11/2017


Foto: Iñaki Andrés

...

¿A quién rezaría Fito, a Diego Armando Maradona o a José Angel Iríbar?

Si rezo a alguien es a la Virgen de Begoña que para eso soy de Bilbao. Le diré que cualquiera de los dos se merece una oración. Pero eso sí, Iribar es algo muy grande.

¿De dónde le viene la fascinación por Iríbar?

No soy de naturaleza muy mitómano, pero si me piden un nombre siempre diré Iribar, porque es la leyenda, es un mito. Hasta el punto de que puedes hablar de Iribar sin tener ni puta idea de si era bueno, si salía bien o no, pero son leyendas de nuestro fútbol y se te queda grabada en la mente. Hay fotos de Iríbar que le han inmortalizado.

¿El formato de cantera propia de un equipo como el Athletic tiene fecha de caducidad?

Creo que es lo único que nos salva, a lo que nos tenemos que agarrar. Porque ya no vamos a ser campeones de Liga, ya no podemos competir al mismo nivel que otros grandes. Pero no hace falta ganar Ligas. También el fútbol significa muchas otras cosas. Con estar al borde de una clasificación, para nosotros ya está la fiesta montada. Y eso es maravilloso. Por eso quitar la identidad de algo que no tiene nadie más, sería un grave error.

En los años ochenta, en plena reconversión, vivieron los dos años más gloriosos.

En aquella época no vivía en Bilbao porque mis padres entonces estaban en Laredo, pero viví esas dos Ligas de una forma maravillosa. Eran tiempos duros. Era una ciudad muy industrial y aquel éxito fue increíble. Había un amigo mío que decía: ¿Sabes por qué las aceras de Bilbao son tan estrechas? Porque son únicamente para ir a trabajar, no son para pasear. Ahora Bilbao ha cambiado y tiene aceras grandes para pasear. Sin embargo, y aunque logísticamente está muy bonita, da la sensación de que está un poco vacía, de que no suceden muchas cosas. Los ochenta fue una época de efervescencia. Estaba saliendo todo a la calle, sucedían cosas interesantes en una ciudad fea. Ahora es más bonita y suceden menos cosas.

Entonces Javier Clemente era el gran héroe. Luego cambiaron las cosas.

Pero creo que a Clemente se le quiere mucho en Bilbao. Hay gente que le tiene cruzado, pero en general allí se le quiere.

Está el Athletic pasando una racha complicada.

No se preocupe, seguimos en Primera.

...

Resumen Jor. 9ª: Athletic Club - Sevilla FC

Fuente: Canal YouTube TVAthleticClub


viernes, 10 de noviembre de 2017

15 años del insólito 'empate de los hat-tricks': ¿quién se llevó el balón?

Artículo publicado en marca.com el 10/11/2017

El 10 de noviembre de 2002 tuvo lugar en el Vicente Calderón uno de los partidos más curiosos en la historia de Primera División, un Atlético 3-3 Athletic en el que solo hubo dos goleadores: José Mari y Urzaiz.

Solo había tres precedentes en la historia de la Liga en la que un partido acabó en empate gracias a dos tripletes. Un Atlético de Madrid-Oviedo del campeonato 34/35 en el que Eticegui y Lángara fueron los únicos goleadores; un Oviedo-Atlético de la 45/46 en el que los autores de los tantos fueron Herrerita y Óscar; y un Oviedo-Deportivo con Sara y Royo como protagonistas.

En total han sido 14 los partidos de Primera División que desde 1928, año del primer campeonato, han tenido un goleador por cada equipo que haya marcado tres o más goles:

27/01/35 - Atlético 3-3 Oviedo - Elicegui y Lángara

14/01/ 40 - Athletic 7-5 Barcelona - Fco. Gárate y Pascual

04/01/42 - Real Madrid 6-4 Real Sociedad - Alday y Bidegain

03/10/43 - Real Madrid 3-5 Sevilla - Barinaga y Campanal

09/04/44 - Valencia 5-4 Athletic - Mundo y Duque

07/10/45 - Oviedo 3-3 Atlético - Herrerita y Óscar

31/10/48 - Barcelona 4-3 Valencia - César y Segui

19/04/53 - Oviedo 3-3 Deportivo - Sara y Royo

11/09/55 - Murcia 5-4 Deportivo - Gallardo y Paliño

29/03/58 - Real Madrid 5-3 Valladolid - Di Stefano y Badenes

15/03/59 - Sevilla 3-4 Las Palmas - Antonet y Macario

21/03/98 - Salamanca 5-4 Atlético - Popescu y Vieri (4)

10/11/02 - Atlético 3-3 Athletic - José Mari y Urzaiz

Athletic, el bueno viene por detrás

Artículo publicado por Dani Garrido en el diario As el 10/11/2017

Kepa y Lezama. En los 80 el derecho de retención hizo que grandes futbolistas del Athletic no salieran del club, por ejemplo Urtubi, con ofertas formales del Real Madrid. Otros como Alkorta tuvieron que salir en contra de su voluntad. En los 90 apareció el mejor jugador que los leones han tenido post Ligas: Guerrero. Pese a que recibió ofertas de todos los grandes de Europa, el capitán se quedó para siempre, y se convirtió un símbolo y bandera de amor por el Athletic. Incluso Urzaiz decidió salir, lo comunicó y después reculó. Todo tipo de casos. Los tiempos han cambiado. Puede que Kepa sea el siguiente en salir, en enero puede negociar. Está en su perfecto derecho, es simplemente una elección profesional. Hubo un tiempo en el que los mejores jugadores vascos anhelaban recalar en Bilbao, hoy un puñado de enorme calidad declinan: Javi Martínez, Herrera o Llorente como recientes salidas, Monreal ha dicho no varias veces, Azpilicueta con demasiado cartel, Oyarzabal e Iñigo Martínez fueron tentados o Merino que prefirió al Newcastle. Merece un análisis. El Athletic ha realizado un enorme esfuerzo económico para mantener jugadores que ha criado como personas y como jugadores, casos de Williams o Laporte. De todas formas el seguidor del Athletic cree ciegamente en Lezama, tiene razones para hacerlo, siempre dice que el bueno es el que viene por detrás. Si Kepa se va, el que viene también tiene futuro Unai Simón. Se retiró Iribar y el Athletic siguió con la cabeza alta.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Yeray recibe en Zalla el trofeo 'Corazón de León'

Artículo publicado en el diario Deia el 08/11/2017


Yeray recibe en Zalla el trofeo 'Corazón de León' (Borja Guerrero)

El jugador Yeray Álvarez ha recibido este miércoles el XIV Trofeo 'Corazón de León' que otorga anualmente la Peña Athletic Club de Zalla a los futbolistas del primer equipo rojiblanco "que más se identifican con los valores que representa" el club bilbaino.

El defensa, que hoy ha anunciado en Lezama que se encuentra "ya prácticamente en la recta final" de su recuperación del cáncer testicular del que recayó en junio, ha estado acompañado en el acto por el contador de la junta directiva del Athletic, Alberto Uribe-Etxebarria, y el exfutbolista José Mari Argoitia.

Yeray sucede en el palmarés de este premio a Julen Guerrero, Carlos Gurpegi, Joseba Etxeberria, Isma Urzaiz, Fernando Amorebieta, Javi Martínez, Andoni Iraola, Iker Muniain, Aritz Aduriz, Ander Iturraspe, Gorka Iraizoz y Aymeric Laporte, ganador de la pasada edición.

Además, en la temporada 2008-2009 se produjo un empate en las votaciones entre Fernando Llorente y Armando Ribeiro, por lo que la organización decidió otorgar sendos trofeos a ambos futbolistas.

San Mamés como terapia para la memoria

Artículo publicado por Ainara San Cristóbal en el diario El Mundo Deportivo el 08/11/2017


Los participantes de los Talleres de Fútbol Reminiscencia, en los que se busca estimular la memoria a través del Athletic, visita San Mamés (Foto: FEAFV)

El poder de San Mamés trasciende más allá del fútbol. Este martes, en la semana del parón de Liga, el estadio del Athletic ha abierto sus puertas a los participantes de los Talleres de Fútbol Reminiscencia implementados en dos de las residencias de la Red Foral de Bizkaia, concretamente Aita Menni Txurdinagabarri de Bilbao y Aita Menni Joxe Miel Barandiaran de Durango, para que pudieran visitar junto a sus familiares más directos y profesionales de ambos centros de un tour completo por el campo, incluyendo el nuevo Museo rojiblanco.

El estadio bilbaíno se convierte así en una herramienta más para tratar de estimular los recuerdos a través del Athletic, objetivo que se persigue la terapia implantada en los citados talleres, para las personas afectadas por Alzheimer o cualquier otra demencia relacionada con la memoria.

Ambas expediciones fueron recibidas en el estadio rojiblanco por José Ángel Iribar, presidente de la Asociación de Ex Jugadores del Athletic Club (AEA); Juan María Zorriqueta, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Futbolistas Veteranos (FEAFV); Pablo Otaolea, miembro de la Junta Directiva AEA; Javi González e Imanol Aguiar, ex futbolistas rojiblancos y dinamizadores de ambos talleres; y Andoni Ayarza, también ex jugador del club bilbaíno y Director de Comunicación FEAFV.

Los trofeos, las camisetas, los balones, los vídeos, los himnos y hasta la posibilidad de marcar un gol a un Iribar virtual, una serie de experiencias acumuladas en el Museo, abrieron determinados compartimentos de su memoria. Los de los éxitos disfrutados hace ya muchos años con el Athletic. Y la completa visita por las instalaciones, vestuario, palco, sala de prensa y hasta la posibilidad de pisar el césped, les permitieron vivir el sueño de sentirse leones por un día.

martes, 7 de noviembre de 2017

San Mamés, mejor estadio del mundo

Fuente: http://www.spherasports.com (18/10/2017)


El estadio de San Mamés ha sido nombrado mejor instalación deportiva del mundo. El galardón ha sido otorgado en los World Football Summit Industry Awards, que premian el trabajo de profesionales en la industria del fútbol.

El estadio del Athletic superó en el premio al Mercedes Benz-Stadium de Atlanta y el Estadio Da Luz de Lisboa.

Inaugurado en septiembre de 2013, este prodigio arquitectónico tiene capacidad para más de 53.000 espectadores ha sido también elegido mejor edificio deportivo del mundo en el World Architecture Festival en 2015 y ha sido el primer campo europeo en conseguir certificación de edificación sostenible.

Además, ha recibido la categoría de estadio 4 estrellas de la UEFA, quien también lo nombró como una de las sedes de la Eurocopa 2020.

Los Athleticzales que saltaron al campo para ¡defender al árbitro!

Fuente: www.sanmiguel.es (02/11/2017)


Viajamos hasta 1954. En San Mamés se iba a vivir una jornada amistosa contra un equipo argentino, el Independiente de Avellaneda.

El campo se llenó. Por aquella época los aficionados podían ver correr por el verde a jugadores como Carmelo, Garay, Mauri, Marcaida, Maguregui o Arieta. Un lujo.

Tras el pitido inicial, pronto llegó la diversión. En el minuto 17, Arieta remataba a la red un centro de Mauri. El Independiente empataría en el minuto 34. Y solo otros dos minutos después, Arieta volvería a adelantar a los locales.

Repetimos. El partido era amistoso, pero los argentinos mostraron un potente grado de frustración al no poder con un Athletic entusiasmado, y en un centro al área rival, los centrales del Independiente cargaron duramente contra su verdugo por el momento, Arieta.

Las airadas protestas de los visitantes cruzarían la línea cuando Grillo, jugador del Independiente, agrediera al árbitro del partido, el señor Mazagatos. Los jugadores bilbaínos ante tal situación, se dispusieron a protegerle, pero el resto del equipo argentino no parecía rebajar la tensión. Los aficionados de San Mamés no daban crédito a la actitud por parte del equipo visitante, y decidieron bajar al campo a proteger a sus jugadores y… ¡al propio árbitro!

Al ver la reacción de la grada, los jugadores argentinos se retiraron y el partido quedó suspendido temporalmente.

Tras 38 minutos de parón, el partido decidió reanudarse y el Athletic terminó venciendo por 5-2.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Biblioteca Athleticzale

Dos nuevos libros con temática rojiblanca acaban de ver la luz recientemente

100 jugadores del Athletic
De William a Williams


Autor: Eduardo Rodrigálvarez
Edidorial: Lectio


El mejor equipo del mundo

Autor: Carlos Ranedo y Tomás Ondarra
Editorial: El Gallo de Oro

Resumen Jor. 8ª: Real Betis - Athletic Club

Fuente: Canal YouTube Gol

Resumen Jor. 11ª: RC Celta - Athletic Club

Fuente: www.athletic-club.eus

domingo, 5 de noviembre de 2017

Timing, el manejo de los tiempos

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 05//11/2017


Superado el partido frente al Östersunds con victoria, y casi sin tiempo de recuperación, el Athletic juega esta tarde en Vigo frente al Celta. Ambos equipos están con ciertas urgencias clasificatorias, y de ambos se espera mucho más durante esta temporada.

El Celta es un equipo que tiene su fútbol muy definido; intenta salir con el balón jugado desde atrás y su centro del campo siempre se ofrece a jugar entre lineas. Además de lo dicho, en ataque podemos ver una banda con más amplitud y profundidad, la izquierda, con Pione Sisto, que la otra, la derecha, de donde parte Iago Aspas, pero que se mete mucho hacia el centro, en busca del último pase y, sobre todo, el gol.

En casa parecen algo atascados; sólo han ganado uno de los cinco partidos que han disputado. El Alavés es el único adversario que ha jugado en Balaidos y que no ha conseguido marcar. Llega mucho al área rival, es una escuadra hecha para atacar. Y, posiblemente por este motivo, también concede muchas ocasiones. Sus lineas suelen separarse mucho, y si delante tiene un equipo que posee paciencia para llevar el control del juego, sufren.

A todo esto llega el Athletic con la moral alta, después de ganar en la Europa League, pero que tiene que seguir dando pasos de mejora, en busca de perfeccionar su estilo.

El jueves después del partido, se atribuyó la victoria a la garra, la lucha, la entrega, la insistencia... algo fundamental para sacar los partidos adelante. Condiciones necesarias, pero no suficientes. El equipo está recuperando la fortaleza como grupo, pero hay que dar un salto de calidad en los últimos metros.

Muchas fueron las llegadas al área rival, pero realmente se generaron pocas ocasiones claras de gol. Quizá los últimos metros necesitan que las revoluciones del partido bajen un poco. La acción previa al gol, el último pase, ese que termina la jugada y deja a tu compañero en condición de finalizar, necesita su Timing. El manejo de los tiempos cuando juegas a ritmos altos es de lo más difícil en el fútbol. Velocidad y pausa son necesarias para lograr el éxito deseado. Y es esto el Athletic tiene mucho margen de mejora.

Es seguro que en otros encuentros no habrá tantas llegadas. La diferencia no la marcará la insistencia sino la forma de atacar en los metros finales y la calidad en el último pase. Y teniendo en cuenta que a través del juego interior, tras la baja de Iker Muniain, será mas complicado, es evidente que el fuerte ofensivo del Athletic está por por las bandas. Será importante coordinar la calidad de los centros con los jugadores que llegan al remate.

Por bandas hay jugadores que dan amplitud al juego, rápidos y con desborde. Mientras en el remate están otros con gran poderío y siempre dispuestos a aprovechar todo lo que llegue. Sólo es cuestión de coordinar todo esto con calidad. Y todos necesitan su Timing.

Igualmente ese último pase, aunque diferente, viene a través de las faltas o saques de esquina. El jueves, el Athletic botó 16 y no dio la sensación de asustar a través de ellos, cuando siempre han sido una gran baza ofensiva. En este aspecto, además de un golpeo preciso, el Timing del que saca, con respecto a quienes rematan (y viceversa) es fundamental. También en jugadas de estrategia, el Athletic tiene potencial y margen de mejora para poder sacar más rendimiento.

UEL Fase de grupos: Athletic Club - Ostersunds

Fuente: as.com


jueves, 2 de noviembre de 2017

Aprovechar el impulso

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 02//11/2017


Después de las buenas impresiones que nos dejó el Athletic el pasado sábado frente al Barça donde, a pesar de la derrota, el equipo recuperó algunas características innegociables, hay que aprovechar este impulso y finalizar la semana con buen pie. Tanto en Europa League como en Liga la clasificación aprieta y es necesario seguir dando pasos adelante, pero transformándolos en puntos. Y no queda mas remedio que empezar por el partido de hoy, en el que solo vale la victoria.

El Östersunds FK nos dejó grandes sensaciones en el partido en Suecia. Un equipo valiente, que sale siempre con el balón jugado desde atrás, juega a un ritmo muy alto y que además posee jugadores veloces y profundos. Pero a la vez también mostró alguna carencia. Por un lado, solo fue capaz de materializar dos de las múltiples ocasiones de las que dispuso. No se mostró especialmente efectivo en este aspecto. Y por otro, el Athletic consiguió hacer dos goles en un mal encuentro en el que ofensivamente generó poco o nada.

El Östersunds FK es un equipo que sufre cuando consigues llegar a su área. Quizá es su mayor debilidad. Un tercer aspecto que favorece al Athletic es el hecho de que los suecos llegaron físicamente -y probablemente también anímicamente- tocados al último tercio del encuentro y el partido en San Mamés se les puede hacer muy largo. Frente al Barça se logró presionar mucho mas en equipo, con la defensa alta, las lineas juntas y ahogando al rival. Y si esto se quiere repetir hoy es necesario que los jugadores se vuelvan a mostrar solidarios y cohesionados. El equipo sueco se asocia muy bien, y si sale de esa presión habrá mucho espacio para correr a la espalda de la defensa del Athletic, y ahí sufriremos.

También puede ser un buen momento, si el cuerpo técnico lo considera oportuno, para ir dando continuidad en ciertos puestos que todavía parece que no están asentados. Iturraspe vuelve a asomar con fuerza. Estaría bien que el equipo vuelva a encontrar en él al jugador que, además de dar salida al balón en los inicios del juego, aparece por diferentes zonas del campo y da apoyos y soluciones al compañero. Williams necesita saber si juega en banda o por el centro para focalizarse en sus movimientos y que el equipo sepa donde encontrarle. Son dos jugadores que pueden y deben ofrecer mucho. Por supuesto hay que exigirles, pero también necesitan de continuidad y confianza para que se sientan importantes.

Y si en el artículo anterior la pregunta que me hacia era qué es lo que esperaba el aficionado en el partido frente al Barça, esa misma pregunta podría repetirse para el encuentro de hoy. Y en este, también, la respuesta es clara: que todo lo que se recuperó el sábado tenga continuidad. Una continuidad que dé seguridad, regularidad y recompensa al equipo, e ilusión al aficionado, que sabe reconocer el esfuerzo realizado. Juntos, equipo y afición, se irán alcanzando los retos marcados.

domingo, 29 de octubre de 2017

Resumen Jor. 7ª: Athletic Club - UDG Tenerife

Fuente: Canal YouTube TVAthleticClub


El cumpleaños más feliz de Marcos

Fuente: El Desmarque Bizkaia (29/10/2017)

A finales de septiembre el mensaje de Gema Torres se convirtió en viral. La joven manchega pedía ayuda a través de las redes sociales para hacerle a su abuelo, fiel hincha del Athletic Club desde su juventud, un regalo muy especial en su 90 cumpleaños.


Marcos Torres, con la camiseta de Herrerín (Foto: @_GemaTorres_)

Marcos Torres sopló las velas el pasado miércoles en el que probablemente haya sido el cumpleñaos más feliz de su longeva vida. La plantilla rojiblanca le felicitó a través de un vídeo y le envió además una camiseta de Iago Herrerín firmada por todos los jugadores. El portero, siempre atento a este tipo de detalles con los aficionados, fue quien recogió el guante lanzado por Gema para hacer realidad un sueño que tendrá continuidad en marzo con la visita a San Mamés de los Torres. "Gracias a Iago y al club, nos vemos en marzo. Tengo ganas de conoceros, aupa Athletic", lanza Marcos.




Resumen Jor. 10ª: Athletic Club - FC Barcelona

Fuente: www.athletic-club.eus

Sentimientos que nos mantienen vivos

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 28//10/2017


Los días están siendo complicados y reina cierto pesimismo con la trayectoria del Athletic. El juego y las sensaciones que ha transmitido el equipo en Suecia, Leganés y Formentera, rivales en teoría inferiores, no son las que se esperaban. Equipo y afición confiaban en una reacción, que no se ha producido ni en términos de juego, ni de resultados. No ha podido ser. Sin embargo en las tres competiciones el Athletic continúa con posibilidades, y no es éste un club que se caracterice por bajar los brazos a las primeras de cambio. Por lo tanto seguimos vivos.

No quisiera hacer una lectura extrema de esta situación. Ni negativista, ni positivista. No es mi intención. Sí me gustaría aportar una mirada menos reactiva a la coyuntura actual de algunos elementos a considerar dentro y fuera del terreno de juego.

El flujo de jugadores hacia el primer equipo parece gozar de buena salud. Chavales jóvenes se están asentando, no sólo en la primera plantilla, sino en el equipo titular (Kepa, Unai Núñez, Córdoba), ofreciendo un buen nivel y ciertas garantías de futuro. Otros van apareciendo (Óscar Gil e Íñigo Muñoz), y es posible que poco a poco dispongan de más minutos. Está siendo una temporada con muchas incorporaciones de canteranos, lo que nos indica que puede estar habiendo un pequeño cambio generacional. Es la filosofía del Athletic. Filosofía que nos permite mantenernos vivos.

La renovación de la plantilla desde Lezama y con jugadores más jóvenes supone la introducción de nuevos elementos con los que jugar. Todo cambio produce resistencias y conlleva ajustes. Es un proceso por el que hay que pasar, con un coste cuyo pago se hace ineludible. Habrá cambios más traumáticos que otros (y puede que ese sea uno de los retos de Lezama, que cada vez lo sean menos), pero aún así el Athletic apostó hace ya mucho tiempo por esta política. Y no olvidemos que el cambio también se ha producido en el banquillo.

Los pobres resultados, y en general, los cambios, siempre generan incertidumbre, y más aún en un deporte con exigencia de frutos inmediatos. El Athletic tiene una masa social que vive como propia (y de qué manera) las derrotas, pero también la incorporación de jóvenes cachorros. Como entidad nos une el dolor por la trayectoria negativa del equipo, la satisfacción en las victorias, y la ilusión con la aparición de jóvenes canteranos, a los que adoptamos como hijos propios. Esta preocupación, por un lado, e ilusión, por otro, es el sentimiento Athletic, sentimiento que teje una red de unidad (que no de unicidad) y que, al tiempo, nos mantiene vivos.

Y en estas circunstancias, hoy se juega frente al líder. El Barça llega a San Mamés lleno de confianza y en un clima de tranquilidad. Quién lo diría apenas unos meses atrás, en los que el entorno culé parecía un auténtico polvorín. Quizá este hecho deba hacernos reflexionar. Pero, a pesar de esa confianza y tranquilidad, el Barcelona sabe que viene a San Mamés, y que, independientemente de cómo esté el Athletic, no le va a resultar fácil llevarse algún punto de Bilbao.

Me pongo en la piel del aficionado, y me pregunto qué es lo que espera del Athletic hoy. No sé si en este caso, el resultado está entre sus primeras preferencias. Es posible que recuperar ciertos matices característicos del Athletic, es lo que quieren ver. Porque saben que a través de ellos es posible que llegue la victoria.

Un equipo con el paso adelante, que apueste por un partido intenso. Que vaya a por las cosas y que no se limite a esperarlas. Que afronte los duelos, que sea continuo, que venda cara cada una de las parcelas del terreno de juego. Que no deje pensar al rival con balón y que sepa ser profundo con balón, a fin de generar un sentimiento de ahogo en el rival.

Por supuesto, estarán las lecturas de los momentos del partido, pero creo que el Athletic necesita un punto más de adrenalina en su juego, y algo más de riesgo en lo colectivo y en lo individual. Necesita medirse consigo mismo, buscando sus límites.

Probablemente, esto que desea el aficionado no difiera en exceso de aquello que quieren jugadores y cuerpo técnico. Esperemos que esos deseos estén presentes durante el juego sin olvidarnos de los miedos (que también existen). Poner a ambos, deseos y temores, en el lugar que les corresponden será todo un reto para equipo y afición. Nuestros deseos, nuestros miedos, nuestros valores son comunes y están en el ADN del club. Equipo y afición tienden a mimetizarse.

jueves, 26 de octubre de 2017

Cuando el Athletic quería extranjeros

Artículo publicado por David Orenes en www.spherasports.com el28/06/2017

Hay pocos clubes en el mundo que cuenten con una filosofía tan arraigada y estricta como lo es la del Athletic. Inalterable en el último siglo, el club bilbaíno mantiene su apuesta por la cantera y los futbolistas de la tierra. Hace tiempo que el fútbol se convirtió en negocio, pero la entidad rojiblanca ha seguido con el mismo plan, una forma de entender el fútbol que no hace mucho fue elogiada por el mismísimo New York Times: “En el País Vasco del norte de España, hay un club, un equipo con ocho títulos de Liga, 23 títulos de copa nacionales, frecuentes apariciones en las competiciones continentales y la distinción de nunca haber sido relegado de la Primera División. No es que los ejecutivos del Athletic Club no busquen la popularidad o el éxito. Es sólo que las principales razones de que los megaclubs están persiguiendo nuevas fronteras para adquirir más dinero para gastar en jugadores cada vez más caros y más acceso a los talentos jóvenes, no se aplican aquí, en el Athletic”.

Sin embargo, esa filosofía de la que tanto presume podría contar con una excepción que ha indignado a propios y extraños: el club bilbaíno sometió a una prueba en febrero a Youssouf Diarra, jugador maliense de 18 años. La superó con tal satisfacción que en los próximos días comenzará a formar parte del Basconia, antesala del Bilbao Athletic. Las normas para ser uno más en Lezama son claras: Haber nacido en Euskadi o ser formado en cualquiera de los equipos de cantera vascos. Diarra, que llegó a España con ocho años, se instaló en Lleida hasta 2015, cuando se trasladó a Pamplona. Había jugado hasta en cuatro equipos distintos en la ciudad catalana. Este caso se une a los ya conocidos de Aymeric Laporte (natural de Agen y canterano del Aviron Bayonnais ) o Enric Saborit (catalán, procedente de las categorías inferiores del Espanyol).


Youssouf Diarra (www.lacanteradelezama.com)

Es decir, el Athletic parece haber cambiado su forma de trabajar con la cantera. Se permite captar jóvenes talentos de otros clubes y regiones, que se saltan todo el proceso que le cuesta a un niño que empieza desde cero en Lezama. La filosofía que mantenía a rajatabla se resquebraja con el llamado ‘Plan Externo’, donde chavales de cualquier región de España son captados por ojeadores y aterrizan en un club convenido, al tiempo que entrenan dos días por semana en el centro del Athletic más cercano. Este hecho produce descontento entre parte de sus seguidores, que ven como todo cambia sin que hayan sido informados. Alguno incluso se atreve a pedir “un referéndum en el que la masa social decidiese si acepta estas nuevas reglas, o no”.

Lo que el lector medio desconoce es que el Athletic, defensor a ultranza de la idea de formar un equipo únicamente con jugadores con raíces en el País Vasco, fue pionero en la utilización de jugadores extranjeros. Corría el año 1911. La Copa del Rey celebraba su novena edición, cuya fase final se disputaría por primera vez en Bilbao. En esta ocasión, el equipo local, que había ganado cuatro de las ocho ediciones anteriores, alinea a tres jugadores extranjeros: Sloop, Martin y Veith, (los dos primeros, profesionales ingleses) que convirtieron a los leones en los primeros con integrantes foráneos en la historia de nuestro país.


Once del Athletic en la final de Copa de 1911, con dos extranjeros como titulares

Real Sociedad, Barcelona, Fortuna de Vigo y Gimnástica de Madrid se negaron a disputar el torneo, contrarios a esa “alineación indebida” o quizá por miedo a enfrentarse a un equipo reforzado por jugadores que crecieron en el país donde se originó el fútbol. El Athletic disputó la final ante el Espanyol y ganó 3-1 (con gol de Veith, que abrió el marcador) superando en el palmarés al Madrid con su quinto título. La Federación española, creada dos años después, anuló el torneo, luego le volvió a dar validez y acabó por permitir la alineación de tres extranjeros por equipo, siempre y cuando hubieran residido tres años en España. Desde entonces, el Athletic cerró sus fronteras y mantuvo una filosofía que, con pequeñas grietas (Lizarazu, Amorebieta o los citados Laporte, Saborit y Diarrá) perdura hasta hoy.

Resumen 1/16 Copa (Ida): SD Formentera - Athletic Club

Fuente: www.athletic-club.eus


lunes, 23 de octubre de 2017

Resumen Jor. 9ª: CD Leganés - Athletic Club

Fuente: www.athletic-club.eus


Humildad

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 22//10/2017


Entre las muchas definiciones que podemos encontrar de la palabra humildad nos vamos a quedar con esta: "Actitud de la persona que no presume de sus logros, reconoces sus fracasos y debilidades y actúa sin orgullo".

Es posible que todos los que pertenecemos a la familia del Athletic, después del último partido en Suecia el pasado jueves frente al Östersunds FK, cambiando la palabra persona por equipo o club, podamos vernos reflejados en esta definición.

Sin duda, el Östersunds FK dejó una serie de señales y riqueza en movimientos que sería bueno tener en cuenta:

Iniciativa y verticalidad: Siempre hacia adelante, buscando la portería rival.

Juego en profundidad y rupturas al espacio: tratando en todo momento de superar lineas en cada una de sus acciones y buscar las zonas más dañinas para el rival. Las incorporaciones de los jugadores de segunda fila también hablan del compromiso de todos para con el gol.

Intensidad y ritmo alto de balón: El toque de balón, la ejecución técnica no es simplemente una mecánica, sino que muestra una intención de querer llevar el peso del juego. Como decía el arquitecto Louis Sullivan; "La forma sigue a la función".

Valentía en los duelos y finalización: Una confianza extrema a la hora de afrontar la responsabilidad individual, la que me corresponde y de la que soy propietario dentro del juego colectivo.

No debió ser fácil para los jugadores -a todos nos ha pasado en algún momento- estar sobre el campo cuando ves que las cosas no están saliendo como esperabas. Más allá de lo táctico y de los sistemas, la diferencia entre ambos equipos fue que durante muchos minutos el Östersunds FK dio la sensación de vivir el juego desde una constante 'oportunidad', mientras que el Athletic parecía hacerlo desde una constante 'amenaza'. Con lo que hacían, los suecos vibraban y nosotros languidecíamos. Unos vivían, otros sobrevivíamos.

Vivido -o sufrido, según se mire- lo del jueves, hoy toca enfrentarse al Leganés, un equipo que puede tener ciertas similitudes con el Östersunds FK. Ambos llevan poco tiempo en la élite. Para los suecos es la cuarta temporada en primera división, para el Leganés es la segunda en Primera. Reconocen sus debilidades, compiten cada partido con mucha humildad y son conscientes de la dificultad que tiene cada partido. Saben a lo que juegan y como tienen que jugar. los dos, a pesar de su corta historia, parece que están pasando por un mejor momento que el Athletic en cuanto a modelo de juego. Otra cosa será cómo acabe la temporada. La historia pesa, y en eso el Athletic les saca mucha ventaja.

Estas características que están llevando a estos equipos a hacerlo tan bien, pese a su corta trayectoria en la élite, son las que siempre hay ayudado al Athletic en su larga historia. Y como tal, es bueno no olvidarse de ellas, e incluso recuperarlas si hace falta. No pasa nada por admitir sus méritos y alabarlos, al revés, es bueno reconocerlos. Y es bueno, porque quizás para poder superar a estos equipos uno tenga que empezar por igualar estas características y, después de igualarlas, con tus mejores cualidades y tu historia, termines por superarles. Salir al campo sin presumir de tus logros -que por historia son muchos mas que los del rival- para ganar desde algunos principios básicos del juego.

Y esto nos debe servir para todos, porque el Athletic somos todos los que le queremos. En sus más de 100 años de historia hemos pasado por momentos muy buenos, buenos, regulares y malos. Siempre los hemos afrontado desde la humildad, siendo un club único, diferente y pasional, muy pasional. Y en la dificultad es donde esa humildad nos ha dado las mayores recompensas. Todas estas situaciones con las que nos hacen ser y vivir el Athletic de una manera tan especial. Todos juntos, con humildad, somos más fuertes.

jueves, 19 de octubre de 2017

UEL Fase de Grupos: Ostersunds - Athletic Club

Fuente: www.athletic-club.eus

La fuerza y unión de un pueblo

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 19//10/2017


Östersunds FK, equipo que pertenece a un municipio en la región media de Suecia cuya cabecera municipal es la ciudad de Östersund y cuenta con 58.428 habitantes. Se fundó hace tan solo 21 años, en 1996, cuando los tres clubes locales, Ope SI, IFK Östersund y Östersund/Tovalla unieron sus fuerzas con el objetivo de que la ciudad tuviese un equipo de mayor nivel. Recién formado comenzó su andadura en la tercera división del fútbol sueco.

La unión del pueblo tuvo su primera gran recompensa en 2013, año en el que subieron a primera división, después de dos ascensos previos que lograron de manera consecutiva. Pero ahí no se detuvieron sus aspiraciones. Con la fuerza de la humildad y a pesar de ser un club joven, no dejaron de ser ambiciosos: Llegar a clasificarse para jugar competiciones europeas pasaba a ser su siguiente objetivo.

Solo cuatro años después, está disfrutando de ese momento. Una vez efectuado el sorteo era, en teoría, el rival mas débil del grupo, pero después de dos jornadas es líder en solitario con 5 puntos de ventaja frente a los enemigos a priori favoritos, como Athletic y Hertha Berlín.

Quizá en esta jornada empiece a tener que afrontar los partidos de forma diferente, mirando desde arriba. A veces las alturas provocan vertigo y en vez de disfrutar del paisaje, agonizas temiendo tu caída.

De todo esto me quedo con dos palabras: Fuerza y unión. Ambas unidas a un pueblo en busca de un bien común, trabajando desde la humildad, pero con retos ambiciosos.

Y qué quieren que les diga, esto me recuerda mucho al Athletic. Quizá tengamos que retornar a nuestros orígenes para pulir nuestra identidad. Un club basado en la fuerza y unión del pueblo y de todos sus aficionados, con una filosofía diferente pero sabiendo modernizarse y adaptarse a los nuevos tiempos, basada en trabajar humildemente con sus niños/niñas, pero no por ello dejar de ser ambicioso con los retos a conseguir. Una fuerza y unión que pasará por momentos buenos y menos buenos, pero que nunca se debería poner en duda.

Hay veces que te encuentras situaciones en el camino que te hacen abrir los ojos y tirar de memoria. Este partido puede ser uno de ellos, para recordarnos de dónde venimos y cuál es nuestra mayor virtud.

Quizá haya que pulir o reforzar algunos valores que nos han hecho fuertes, únicos y diferentes. Y no sólo para conseguir retos importantes como puedan ser ganar algún título, jugar en Europa todos los años... Igual hay que pulirlos para que, simplemente tus hijos, a los que has dado de mamar y enseñado a caminar, una vez que se hagan mayores, no sólo deseen permanecer ligados a este club, sino que quieran coger el testigo para enseñar y defender con orgullo lo que significa la fuerza y unión de un pueblo.

No quiero terminar sin mencionar el enorme respeto que me merece el Östersunds FK, pese a su corta pero vertiginosa historia. El mismo respeto que nos gusta que el Athletic reciba en todos los campos en los que juega, donde siempre lleva con orgullo sus colores y valores.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Dos años sin Howard Kendall

Fuente: Movistar Minuto #0


La hormiga Valverde

Fuente canal de YouTube Minuto #0


Entrevista a Raúl García

Fuente: Canal de YouTube LaLiga Santander


CD Leganés vs Athletic Club

Con este cartel, el departamento de comunicación del club pepinero y la agencia de comunicación Hughin and Munin anuncia el partido que se disputará en Butarque el próximo domingo entre el CD Leganés y el Athletic Club.

martes, 17 de octubre de 2017

Leoi kaiolan nº 1

Muy buena suerte con tu nuevo proyecto. Desde aquí lo apoyamos y difundimos en la medida de nuestras posibilidades.


lunes, 16 de octubre de 2017

José Ángel Iribar, el Txopo que marcó una época

Artículo publicado por Alex Couto Lago en www.kaisermagazine.com el 03/04/2014


Tener la paciencia de saber esperar, mantener la calma en el momento decisivo, dominar el espacio, medir con la mirada la distancia del peligro y actuar en consecuencia, saber volar y sobre todo saber aterrizar, jugarse la cabeza a los pies de los caballos, sabiendo que lo importante no es precisamente tu cabeza, mandar, hacer callar, pedir y exigir que los pasos midan lo que deben, transmitir confianza y seguridad a pesar de que las rodillas tiemblen, manejar las manos, saber colocar los pies, entender la bisectriz, dominar el arte de la mirada hipnótica, intuir y acertar, ser consciente de que un máximo para uno es un mínimo para el resto, trabajar para no perder… Soñar con volver a jugar…

Para ser portero hay que ser especial

José Ángel Iribar es un tipo especial, por eso es portero. Empezó pronto a volar, en las playas de su Zarautz natal y extendió su fina estampa de caballero negro hasta ocupar la portería de los estadios más míticos del mundo, empezando por la de la Misericordia del viejo San Mamés para después desplazarse a paso tranquilo y elegante a la de los Capuchinos, al otro lado del santuario rojiblanco.

No fue Iribar un guardameta al uso, un gato capaz de las más inverosímiles piruetas, un loco dispuesto a tirarse delante de cualquiera o un excéntrico lleno de supersticiones y manías. Iribar fue un portero sobrio, como su ídolo, el gran Lev Yashin, de quien copió su negra indumentaria.

Todos los porteros vestidos de negro siempre mostraron un particular sentido de la estética, empezando por la gestión de sus manos y su capacidad de atraparlo todo, su imantada palma y sus dedos interminables para atrapar la pelota entre los pulgares y llevarla al pecho con ademán de mago.

De negro vistieron Yashin, Mazurkiewicz, Mayer en sus inicios, Carvajal, Tilkowski, todos ellos caracterizados por su capacidad para estar siempre colocados en el lugar adecuado y atrapar la pelota transmitiendo solvencia y frialdad, sin alardes, sin un ejercicio de egocentrísmo ni búsqueda de un protagonismo innecesario. Sobrios y seguros. Así era igualmente Iribar, tranquilo en las formas pero eficaz en el ejercicio de su arte.

Pronto empezó a destacar en la tarea de evitar el gol, primero en el colegio La Salle, como tantos otros antes, entre rezos y oraciones a San Juan Bautista, “ruega por nosotros”, para trasladar posteriormente su estampa infranqueable al equipo de los Antonianos y finalmente al juvenil del Zarautz C.F. Entre unos y otros, un foro inigualable, la playa de Zarautz, en donde, como un albatros, extendía sus enormes brazos y se lanzaba en pos de un blocaje perfecto para caer, extendido, sobre el sobaco, en la blanda arena con el balón atrapado, con los pulgares juntos, las palmas por detrás de la pelota y en busca de la seguridad suprema, amortiguando el golpe sobre el propio balón, que finalmente correrá buscando refugio directamente al pecho. Será allí, en la playa, donde José Ángel desarrolle y perfeccione su técnica más básica y en donde disfrute de la esencia más pura del arte del cancerbero, volar, interceptar y caer con la sutileza de una pluma con la presa bien agarrada y dispuesto a ponerla en juego nuevamente.

Esos vuelos de palo a palo, esa estética inmejorable, alargada, equidistante y equilibrada la trasladaría años después a los campos de fútbol de toda España.

Tras una prueba en el equipo más representativo de su provincia, La Real Sociedad, aún en edad juvenil, Iribar empieza a considerar el fútbol como algo más que un pasatiempo. Los nervios y la falta de experiencia y referentes cercanos hicieron que su paso por la Real Sociedad fuese efímero y poco fructífero, no siendo elegido finalmente para engrosar las filas del equipo Txuri Urdin.

Ello posibilitó que siguiese formándose como futuro tornero y mantuviese abiertas las expectativas de evolucionar hacia otras metas igualmente ambiciosas.

Su sensación personal, a pesar de todo, fue que había dejado pasar el tren más importante de su vida hasta ese momento, por lo que su pesar fue considerable.

Pero la suerte no le iba a ser esquiva y con dieciocho años es fichado por el Basconia para engrosar el equipo que por aquel entonces militaba en segunda división. Su enorme campaña posibilitaría que el Athletic de Bilbao, junto con otros equipos como el Valencia y el Zaragoza empezasen a tener interés en el joven Iribar. Finalmente y tras seguir los consejos de su padre, se produjo la elección definitiva, Iribar pasaría a formar parte en 1962 del plantel del equipo bilbaíno, tras ser pagado un traspaso récord para la época de un millón de pesetas.

Con tan solo 20 años pasaba a trabajar al lado de uno de los más míticos porteros de toda la historia del cuadro de los leones, Carmelo Cedrún, quien llevaba ocupando el marco rojiblanco por más de una década y mantenía viva la leyenda de grandes porteros tales como Lezama o Blasco.

El inicio, de suplente del mito, sirvió para que Iribar tomase conciencia de la importancia y la responsabilidad que conllevaba defender la portería del Athletic. Además le permitió conocer de pleno y a fondo el estilo y las formas de entrenamiento de todo un portero internacional como era Carmelo, una gran personalidad y un futbolista de marcado carácter.

El 23 de Septiembre de 1962 en el campo de la Rosaleda de Málaga se produce una situación poco habitual, Carmelo sufre un impacto contra uno de los postes y queda semiinconsciente, conmoción cerebral. José Ángel Iribar debuta en el campo malagueño pero no puede evitar la derrota de su equipo.

Tras probar las sensaciones de ser el portero del Athletic, Carmelo se recupera y relega nuevamente a la suplencia a Iribar quien tendrá que esperar hasta Abril del año siguiente para consolidarse como el verdadero dueño de la portería bilbaína. Ni más ni menos que contra el Real Madrid de Puskas, Di Stefano, Rial, Gento y compañía. Su debút oficial en el estadio de San Mamés.

La sensación de ver a Yuri Gagarin volar en el espacio es solo superada por el disfrute de parar un penalti [Lev Yashin]

Allí, en la portería de la Misericordia afrontaría su primer partido completo delante de su público en el encuentro más esperado del año, el que los enfrentaba al mejor equipo del momento, el todopoderoso Real Madrid comandado por su mítico presidente Don Santiago Bernabéu.

El partido se saldó al final con una derrota por la mínima, tras un penalty cometido sobre Manolín Bueno que ese día sustituía a un lesionado Paco Gento. Penalty acontecido fuera del área y que provocó un revuelo considerable antes, durante y después de su ejecución.

Tras este partido, dieciocho años y 614 encuentros contemplarían la trayectoria de Iribar, convirtiéndose en el jugador con más partidos jugados en la historia de la institución.

Si por algo se caracterizó la relación entre José Ángel Iribar y el Athletic de Bilbao fue por la fidelidad y el compromiso, no solo a unos colores sino a la causa defendida por la entidad representativa de un entorno muy marcado en lo identitario y en lo cultural. Euskadi mantenía firme sus costumbres frente a la poco evolutiva, rancia e intransigente dictadura del Generalísimo, a pesar del aperturismo de un joven Fraga que llenaba de rubias las playas patrias pero renegaba, como todos los demás, de sentires y sensaciones al margen del espíritu nacional, la doctrina y el sentimiento de mantilla y rezos que aún se respiraba en la España de la época.

Iribar, al igual que tantos otros, era una persona apegada a las costumbres de su tierra y sabedor de la existencia de una cultura alternativa, vasca, suya, que era necesario mantener. La tradición del club bilbaíno llevaba de la mano el respeto por las costumbres de su pueblo y su significación social iba más allá de un simple equipo de fútbol, el Athletic de Bilbao representaba, al igual que otras entidades deportivas o de carácter social, la identidad del pueblo vasco y el sentir diferenciador de una manera de ver la vida asentada en raíces antiquísimas.

Iribar, como representante y posterior estandarte de este club siempre llevó con la dignidad que requería el hecho, la representatividad de su club y de su persona a la par que la profesionalidad por el ejercicio de su deporte y por la defensa de un combinado nacional que siempre tuvo en el Athletic una fuente inagotable de talento.

Con la selección española hizo su debut nada más cumplir los 21 años, contra Irlanda, un 11 de marzo de 1964. A partir de ese momento se haría el dueño indiscutible del marco español, defendiendo el escudo de la selección en 49 ocasiones.

Su momento estelar se produjo relativamente pronto, en el mismo ejercicio 1964, al jugar la final de la Copa de Europa de Selecciones Nacionales en el estadio Santiago Bernabéu contra la selección de la URSS a la que vencieron por dos goles a uno con tantos de Chus Pereda y el mítico e inolvidable cabezazo de Marcelino.

Ese día en los lados opuestos del campo se encontraban Iribar y Yashin, de negro, poniendo cerco al más preciado espacio del terreno de juego y buscando con su aporte evitar la derrota, el resto de partícipes lucharon por la victoria y esta cayó del lado español, para gozo de todos y para disfrute de un sistema propagandístico que hizo uso de la victoria como si hubiesen jugado los hijos del régimen en vez de futbolistas de la más alta escuela.

Porque en aquella selección había nombres ilustres, figuras que brillaban al más alto nivel internacional a quienes hay que agradecer haber estado a la altura de las circunstancias en un partido en donde la presión insoportable y el ambiente de exigencia desaforada fue moneda de cambio común. Jugar en casa, en el santuario madridista, con el Caudillo y su cohorte mirando el evento y contra el diablo rojo, era para aquellos futbolistas una prueba de fuego, no de su españolidad, sino de su capacidad competitiva y de su valor como deportistas.

De todo se habló en aquella época, quizás de lo que menos fue de estos dos últimos conceptos mencionados, absolutamente ligados al talento y la personalidad de los protagonistas, saber competir con deportividad y ganar por haber estado a la altura del evento y del rival.

Jugaron aquel mítico partido los siguientes protagonistas:

ESPAÑA: Iribar, Rivilla, Calleja, Zoco, Olivella, Fusté, Amancio, Chus Pereda, Marcelino, Luis Suárez y Lapetra. | DT: José Villalonga.

URSS: Yashin, Shustikov, Shesternyov, Mudrik, Voronin, Anichkin, Chislenko, Ivanov, Ponedelnik, Korneyev, Kushianov. | DT: Konstantin Beskov.

Tras la Copa de Europa de Selecciones, Iribar adquirió una dimensión diferente como deportista y como portero. Dejó de ser un gran proyecto de futbolista para convertirse en un referente nacional e internacional. Esta situación vino dada principalmente por ser el portero de la selección campeona pero además, por sus particulares cualidades como guardameta.

Iribar vivió en una década en la que destacaron importantes porteros en el ámbito internacional, desde Gordon Banks en Inglaterra a Amadeo Carrizo en Argentina, Yashin en Moscú, Mazurkiewizc en Montevideo, Carvajal en Méjico, Albertosi en Italia, Ivo Viktor en Checoslovaquia, el yugoslavo Ivan Curkovic o el particularísimo portero brasileño de Club Nacional de Football, “Manga”, entre otros muchos.

De entre todos ellos, Iribar manejaba cualidades en las que todos los demás eran característicos, dominaba el juego aéreo con suficiencia, gestionaba su posición como ninguno, sabía estar colocado en el lugar idóneo para sacar el máximo partido del mínimo esfuerzo, evitando tener que realizar sobreesfuerzos innecesarios. Sus manos, lapas, tanto sin guantes como era costumbre en la época, como con los rudimentarios guantes que el “Txopo” vio en las manos de Gordon Banks y no paró de buscar hasta encontrarlos. La técnica de retención de la pelota era perfecta y su capacidad para desplazarse lateralmente a través del ancho de la portería era el de un coordinadísimo atleta. El dominio de los pasos, la manera de posicionar sus pies y sus desplazamientos cortos, semiflexionado y en disposición de intervenir era la de un maestro. Su técnica era depuradísima, pocos como él manejaban un bagaje tan grande de recursos implementados en una estética agradable a la vista y eficiente ante la resolución del problema. España dispuso durante toda su trayectoria deportiva de un portero del más alto standing mundial y así siempre fue reconocido por sus colegas.

Otra de sus características fundamentales era su despeje de puños, tanto en salidas a balones aéreos como ante golpeos a bocajarro los cuales desviaba con contundencia evitando incurrir en riesgos de rechaces peligrosos de cara a su marco.

En la suerte de los penalties, Iribar manejaba como pocos la velocidad de reacción para adivinar a tiempo el lugar elegido por el lanzador, interviniendo con la fuerza explosiva necesaria para tratar de incrementar sus probabilidades de éxito.

Su colocación, matemática. Los niños que acudían a San Mamés entendían perfectamente el concepto de la posición del portero como el lugar en el que se manifiesta la bisectriz del triángulo formado por el balón y los dos postes. Iribar siempre estaba colocado en su lugar, adoptando la posición adecuada en función de la cercanía o lejanía del balón.

Una vez blocado sacaba a relucir su inmensa visión de juego. En una época en donde las responsabilidades ofensivas de un portero era poner la pelota en movimiento, bien en saque corto, sencillo a un defensor cercano o bien con un golpeo largo para jugarse la suerte de la posesión a una probabilidad, Iribar manejaba el saque con la mano en corto, en envíos medios y en envíos largos como pocos, eligiendo el jugador mejor posicionado para iniciar el proceso ofensivo, siempre en situación de ventaja. Era habitual incluso que desde su saque preciso se montasen importantes contraataques que llevaban visos de gran probabilidad de éxito, dada la precisión del envío y el oportunismo de la elección.

A medida que fue transcurriendo su carrera, su papel dentro del equipo fue tomando mayor valor y trascendencia. A su lado fueron creciendo igualmente jugadores que con el tiempo representaron estandartes determinantes dentro de la historia más contemporánea del Athletic de Bilbao. Futbolistas del calado de Iñaki Sáez, Javier Clemente, Aranguren, Argoitia, Uriarte, Villar, Churruca, Chechu Rojo, (Rojo I), Lasa, Irureta, Dani, Carlos, Argote y un largo etcétera, quienes bajo las órdenes de míticos como “Piru” Gaínza, Iriondo, Ronnie Allen, Pavic o Koldo Aguirre llevaron los destinos del Athletic a mantener su privilegiada posición de clásico y a seguir disfrutando de ser el club con mayor número de Copas ganadas hasta ese momento.

Fue en la Copa del Generalísimo y posteriormente Copa del Rey en donde el equipo e Iribar cosechó sus mayores logros colectivos, consiguiendo el máximo galardón en 1969 y 1973 respectivamente.

Recordado es el partido jugado en 1966 contra el Real Zaragoza en la final de Copa en el que a pesar de haber perdido el encuentro por dos goles a cero, Iribar fue sacado a hombros del Santiago Bernabéu mientras el campeón festejaba su título, tal había sido la actuación del meta de Zarautz, que al final se institucionalizó el famoso cántico entre la afición:


“Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo, como Iribar no hay ninguno”

Durante mucho tiempo santo y seña del vínculo estrecho entre el guardameta y su respetable.

Igualmente Aranguren sufrió en sus propias carnes las iras de una afición que glorificaba hasta tal punto a su ídolo, que en una cesión al portero, Iribar cometió un fallo garrafal que le costó el gol al Athletic y la grada se la tomo con el bueno de Aranguren, dado que no concebía abuchear o reprochar a quienes consideraban su máximo estandarte, José Ángel Iribar.

Uno de los momentos culminantes de su extensa trayectoria fue la final de la Copa de la Uefa jugada en 1977 contra la todopoderosa Juventus de Turin. Al final el título cayó del lado de la Vecchia Signora, por el valor doble de los goles marcados en campo contrario, pero el partido de vuelta jugado en San Mamés y ganado por 2-1, será recordado por siempre dentro de los grandes eventos disputados por el Athletic en dicho estadio. En ambas porterías dos jugadores míticos, Iribar y Dino Zoff.

En ese mismo ejercicio, otra final, igualmente perdida pasaría a la historia de la Copa del Rey, dado que Real Betis y Athletic se jugaron el desenlace en los penalties, siendo finalmente ambos porteros quienes tendrían de dilucidar el campeón con sus respectivos tiros. Esnaola acertó por el Betis, Iribar imitando la paradiña del experto Dani, falló por el Athletic y finalmente la Copa viajó hacia Heliópolis.

Durante 18 años la portería rojiblanca tuvo un único dueño, Iribar, solo unas fiebres tifoideas y una lesión de rodilla limitaron su presencia en el campo. En el último ejercicio, a las órdenes de Seferovich, Iribar decidiría preparar su salida del equipo, llegando a un acuerdo con su entrenador para que lo dejase de suplente y permitiese a su sucesor ir cogiendo tablas de cara a afrontar su sustitución con el mayor grado de eficacia posible.

Seferovich sabía que el mejor portero del equipo seguía siendo Iribar, pero asumió la petición del ídolo y permitió que sus sustitutos fueras ganando minutos de experiencia bajo la atenta mirada y la experta mano de quien regalaba desde su humildad el último servicio como jugador al club de sus amores.

Posteriormente Iribar sería parte del cuerpo técnico del Athletic, llegaría a ser primer entrenador y hoy es el presidente de honor de la Asociación de Veteranos.

Reconocida es su identidad con la cultura y el sentir del pueblo vasco y gráfica fue en su momento la decisión de ambos conjuntos referentes de Euskadi cuando en 1975, en Atocha, vetusto estadio de la Real Sociedad, Iribar y Cortabarría, como capitanes de ambos conjuntos, portaron por primera vez la Icurriña, prohibida en ese momento como emblema ilegal, dentro de un terreno de juego como signo de identidad de un pueblo no reconocido hasta ese momento por las fuerzas vivas del régimen.

José Ángel Iribar es historia viva del Athletic de Bilbao y del fútbol español y uno de los mejores porteros de Europa de todos los tiempos.

Su estilo ha mantenido la tradición de grandes porteros del Athletic, sustituyendo al gran Carmelo quien en su momento asumió la sustitución del mítico Lezama y a la vez dando alternativa a otros nuevos referentes como Andoni Zubizarreta.

Iribar es hoy el embajador corporativo más destacado de un Athetic lleno de historia y el garante del mantenimiento de todos los valores que ha de reunir un futbolista vasco destinado a defender los intereses de un equipo de su país.

Si hablamos de porteros en España, Iribar siempre aparecerá en un lugar de privilegio, el de su figura, el de su técnica, el de su fina estampa de caballero, vestido de negro, como los grandes de siempre.