Translate

jueves, 4 de julio de 2019

Goian Bego

El ‘capote’ del Athletic al Arenas Club

Artículo publicado en sanmiguel.es el 02/07/2019


Esta temporada el Athletic Club estrenará sus partidos de pretemporada contra el Arenas Club de Getxo. El encuentro servirá para conmemorar la Copa del Rey que el club getxotarra ganó al FC Barcelona en la histórica final celebrada el 18 de mayo de 1919 en Madrid ante 8.000 espectadores.

A día de hoy, la conocida gesta del Arenas Club es un motivo de orgullo para todos los vizcaínos y vizcaínas, incluso para aquellos que son aficionados del Athletic Club. Sin embargo, en aquel tiempo la rivalidad entre los dos equipos y sus aficiones era máxima. No en vano, ambos clubes se disputaban codo a codo el Campeonato del Norte que daba acceso a participar en la Copa del Rey.

Aquel año, pese haber ganado el Campeonato del Norte, el Arenas de Getxo no tenía fondos para acudir a Madrid a disputar la Copa del Rey. Sin embargo, el Athletic Club, el que había sido su gran rival durante el campeonato, se ofreció ayudarle desinteresadamente jugando un partido que serviría para recaudar fondos.

Finalmente, el conjunto getxotarra pudo viajar a Madrid y derrotar al ya poderoso Barcelona por cinco tantos a dos. Gracias a la camaradería entre ambos clubes, ahora Bizkaia tiene el honor de poseer 25 Copas del Rey: las veinticuatro del Athletic y la del Arenas.

lunes, 24 de junio de 2019

La bandera del Athletic conquista más de 950 cimas de todo el mundo

Artículo publicado en el diario Deia el 24/06/2019

La iniciativa "El Athletic en las cimas del mundo" busca colocar la bandera rojiblanca "en todas las cumbres del mundo"


Integrantes de la Peña Deusto Athletic en la cima del Ganeko
(Facebook Peña Deusto Athletic)

La Peña Deusto Athletic ha diseñado unos carteles para promocionar su proyecto "El Athletic en las cimas del mundo", que impulsa desde hace nueve años para lograr que la bandera rojiblanca ondee "en todas las cimas del mundo" de más de 1.000 metros, habiendo conquistado hasta la fecha más de 950 cimas.

Según ha explicado la Peña Deusto Athletic, solo hay que cumplir tres normas: la cima tiene que medir 1.000 metros o mas;la foto hay que sacarla con una bandera del Athletic o una de sus peñas, de forma que no puede aparecer ninguna otra bandera exceptuando las de los clubs de montaña que no tienen ninguna vinculación política;y enviar la foto al correo elathleticenlascimasdelmundo@gmail.com". La foto también se podría sacar con la camiseta, rojiblanca, del Athletic, pero tiene que ser con ella en las manos, ondeandola a modo de bandera.

En la actualidad, según la peña rojiblanca, se está "muy cerca de llegar a las 1.000 cimas conquistadas por el Athletic", por lo que tienen pensada una sorpresa para aquel aficionado rojiblanco que consiga hacer la cima 1.000.

"Con la ayuda de muchos aficionados, peñas y clubs de montaña, en estos 9 años se han conquistado mas de 950 cimas con la bandera del Athletic y algunas tan importantes como el Aconcagua (Argentina), el Kilimanjaro (Tanzania) o el Helbrus (Rusia), que es la cima mas alta de Europa", ha destacado la peña.

Además, ha señalado que "no todo tienen que ser grandes montañas", y, por eso, han puesto una altitud, 1.000 metros, "muy asequible para todo tipo de montañeros". En ese sentido, ha asegurado que el 96% de las cimas vizcaínas "ya están conquistadas".

La Peña Deusto Athletic ha animado a toda la afición rojiblanca y montañera a que "no se olvide la bandera del Athletic en sus salidas montañeras y nos ayuden a teñir de rojiblanco todas las cimas del planeta".

jueves, 20 de junio de 2019

La gran familia numerosa del Athletic

Artículo publicado por Iñaki Ugalde en Mundo Deportivo el 20/06/2019

El club bilbaíno lleva a gala ser el sentimiento de un pueblo. Muchos lazos comunes unen a esta centenaria y arraigada entidad vizcaína. Algunos de ellos tienen vínculos a nivel de parentesco


Andoni Cedrún y su aita, Carmelo, en una imagen de hace muchos años (Foto: Sol)

La imagen vintage de este jueves resulta sorprendente. No parece tarea sencilla descubrir a los dos personajes que aparecen retratados en blanco y negro. Padre e hijo. Ambos fueron en su día porteros del Athletic. El de la izquierda es Andoni Cedrún . El de la derecha, su aita. El mítico Carmelo .

A lo largo de la historia del club bilbaíno ha habido muchos más casos a nivel de parentesco. Familiares entre sí que a su vez defendieron los colores rojiblancos. Unos a ras de césped, otros en diferentes ámbitos relacionados con la actividad cotidiana de esta institución.

Los más veteranos, que no viejos, del lugar recordarán también a Arieta I y Arieta II e incluso a Rojo I y Rojo II . Cuatro exleones que vinieron a compartir etapa e incluso vestuario en sus respectivas carreras como leones. No son los tres únicos casos similares hasta la fecha.

Gaizka Garitano cuenta en la actualidad en su plantilla con el concurso de Iñigo Córdoba . Otro extremo zurdo con el mismo apellido defiende los colores del Bilbao Athletic. Se trata de su hermano Asier.

Hasta no hace mucho también coincidían en Lezama los hermanos Iturraspe . Ambos llegaron a compartir en un momento dado partidillos de entrenamiento. Ninguno sigue ya en el Athletic.

No es el caso de los hermanos Alkorta , aunque a diferente escala. El excentral ejerce ahora como director deportivo. Oskar sigue de técnico en Lezama. Los Guerrero también coincidieron en el Athletic, aunque José Félix no llegó a estrenarse como león. Julen , en cambio, es un símbolo.

Lo de los Garitano es más curioso aún. Ondarru hizo de segundo con Mané , Ander destacó en el Athletic y Gaizka es ahora el míster del primer equipo. Javi Clemente también lo fue, igual que jugador, y su hijo Xabi ejerce ahora de preparador físico. Los Beitia , Morán , Lertxundi ... Familias dentro de la gran familia.

miércoles, 5 de junio de 2019

Anécdotas del primer viaje en avión del Athletic

Artículo publicado en sanmiguel.es el 4/6/2019


En la España de la posguerra los desplazamientos suponían un grave problema para la mayoría de equipos de Primera. Los trenes de aquella época eran muy lentos y las carreteras estaban en muy mal estado. Por ello, en muchas ocasiones los viajes a los distintos estadios de La Liga eran auténticas odiseas que comenzaban el viernes por la mañana y terminaban el lunes.

Para paliar este problema, la directiva del Athletic llegó a un acuerdo con la aerolínea vizcaína Aviaco para trasladar en avión a la plantilla rojiblanca a los puntos más lejanos de la Península como Málaga, Vigo y Barcelona, “siempre y cuando pudieran cubrirse el resto de plazas”.

Pese a que la decisión fue discutida por algunos jugadores, finalmente el 8 de octubre de 1949 el Athletic realizó su primer viaje aéreo rumbo a Málaga para disputar la sexta jornada de Liga. En el aeroplano viajaba la plantilla y una veintena de aficionados. Atraídos por el acontecimiento, muchos curiosos se acercaron al nuevo aeródromo de Sondika para despedirles con aplausos y vítores.

El que no estaba presente en este viaje ni en el siguiente a Barcelona fue el mediocentro rojiblanco Fernando González Balenciaga, ‘Nando’, cuyo miedo a volar le llevaría a ‘rajarse’ de los desplazamientos en avión. ‘Nando’ no era el único jugador que tenía cierto respeto, no en vano meses antes la totalidad de la plantilla del Torino había fallecido en la conocida Tragedia de Superga.

Con todo, el viaje a la ciudad andaluza duró tres horas, parada técnica incluida en Madrid. Se dice que gran parte de la plantilla se mareó. Sin embargo, eso no fue un problema para que el Athletic venciera por dos goles a tres. Por lo tanto, se puede decir que la primera aventura aérea de los leones fue todo un éxito.

sábado, 1 de junio de 2019

Toquero, agur al fútbol de un grande

Artículo publicado por Itziar Iriarte en su blog Athletic biotzez en deia.com el 31/05/2019


Foto Marca

Ayer amanecimos con la noticia de que Gaizka Toquero deja el fútbol, debido a una lesión que le ha tenido retirado por obligación todo el año y que no le va a permitir seguir jugando. Gaizka, nuestro Lehendakari, pero con mayúsculas. Otro de los futbolistas de los que se puede asegurar sin ninguna duda que ha sido un auténtico profesional. En Bilbao dejó una huella enorme y en mi caso más. Era, soy y seré de Toquero. Y no de esos que dicen que era muy trabajador pero que calidad técnica justita. De eso nada. Tècnica sí tenía, de hecho, pases en carrera y centrar con las dos piernas como él, últimamente, a pocos he visto en el Athletic. Trabajador hasta la extenuación. Jugase lo que jugase se mataba y se dejaba el alma. Y… a ver quién ha conseguido que se cante el «Ari, ari, ari, Toquero Lehendakari»… y no digo en Bilbao, sino en ZARAGOZA, SÍ, EN ZARAGOZA. Pues el bueno de Gaizka, al poco de llegar a la capital aragonesa, lo consiguió. ¡Los maños cantando en euskara! Tipico jugador que se ha hecho con el corazón de los aficionados allá donde ha ido.

Todavía le estoy viendo llevándose un balón, pasándoselo por la espalda y haciéndole al defensa un sombrero mientras se iba por la banda en la semifinal contra el Sevilla. O el tercer gol que metió en dicha semifinal de Copa, en el 2009. O cuando volvió a San Mamés jugando con el Alavés, y en una jugada se fue hasta el córner llevándose detrás a dos jugadores del Athletic, a los que dejó petroficados con un taconazo que dejó sólo a un compañero suyo en la esquina del área. ¿Que no era técnico? ¡Y un jamón! ¡Qué recuerdos!

Y permitidme que os cuente una anécdota relacionada con la final de Copa de Valencia y con Toquero. Anécdota que mis conocidos y amigos estarán hartos de escucharme, pero que nunca la he compartido por escrito.

Antes de la Final que acabo de mencionar, una vez que estábamos ya clasificados para jugarla, fui con mis alumnos de 5º de Primaria a visitar el Museo del Athletic. Los pobres tras escucharme las batallitas que les conté, que fueron muchas, salieron antes que yo del museo y la casualidad hizo que me encontrase con Gaizka (pena que ellos no le vieron). No soy muy de autógrafos pero le pedí uno para mis alumnos. Me lo firmó encantado, tal cual es. Y yo le deseé toda la suerte del mundo para la final. Cuando les di el autógrafo a mis alumnos les dije que Gaizka había dicho que si metía un gol en la final se iba a acordar de ellos. Puf… pues hete aquí, que eso fue precisamente lo que hizo en la final, meter un gol. Aquel gol que nos dio un poco de esperanza. Esa esperanza casi imposible de ganar a aquel inaccesible Barcelona, que efectivamente al final nos derrotó… Gol que os pongo en vídeo y que está narrado por el gran Jose Iragorri (aprovecho para homenajearle, a Hoss, porque ayer hicieron 5 años de su fallecimiento. Otro grande)



Pues bien… cuando volví de Valencia, en clase les pedí a mis alumnos que me contasen en una redacción cómo y dónde habían vivido la final del Athletic. La verdad es que no esperaba lo que leí… ¡madre mía lo que lloré corrigiendo esas redacciones! Prácticamente todos habían vivido la final con una emoción increíble y el gol de Gaizka lo contaban como lo más… un gol que era para ellos, de ellos, porque Gaizka se lo había dedicado… Increíble la alegría que sintieron, mezclada con la pena posterior. Ahora que lo pienso me da pena no haber guardado aquellas redacciones, aunque sigan en mi memoria. Eso sí, estoy totalmente segura, que por esa dedicatoria de Gaizka y por ese partido muchos de esos críos (si no lo eran ya) se convirtieron a la fe zurigorri. Así que Gaizka dejas el fútbol, pero que sepas que también dejaste huella en esos críos que soñaron por un momento que el Athletic iba a levantar esa Copa. No pudo ser, pero la emoción vivida junto a ti no nos la quita nadie, ni a ellos, ni a mí.

¡Gracias por todo Gaizka! Suerte en lo que te depare el futuro y otra vez, Mila esker! Y… para acabar como siempre…

¡Aúpa Athletic!

viernes, 31 de mayo de 2019

Las siete copas de Piru Gainza

Artículo publicado por Alfredo Relaño en el diario As el 30/05/2019

La leyenda del Athletic, ganador de siete títulos del Generalísimo, se dedicó al fútbol para hacer un favor a su hermano.


Cuentan que en 1958, cuando Franco le entregó la Copa, le dijo: “¡Hombre, Gainza…! ¿Otra vez usted por aquí?”; y que el vizcaíno le contestó: “A usted y a mí no hay quien nos eche”. La anécdota quizá sea apócrifa, o adornada, pero es verosímil. Eran años en los que se decía que la Copa era una competición cuya final jugaban el Atlético de Bilbao y otro, y que generalmente la ganaba el Atlético. Entonces no se llamaba Athletic. El Régimen proscribió los nombres extranjeros en favor de la "lengua del imperio".

Ahora cabría decir lo mismo del Barça, tan insistente jugador de finales que Messi, Busquets y Piqué han llegado a amenazar con igualar el singular récord de Gainza, Agustín Gainza Vicandi en el Registro Civil, Piru Gainza en el fútbol. Siete veces ganó la Copa aquel fenómeno.

Fue una carrera larga y casual. Natural de Basauri (Bizkaia), no le gustaba el fútbol, al revés que a su hermano mayor, Miguel, que tiraba de él. Le daba pereza y si acaso aceptaba ponerse de portero, de ahí que empezaran a llamarle "Piru", mote de un portero célebre de la comarca. El joven Agustín era un fenómeno en tirar la peonza y en cazar pájaros con el tirachinas, y agradecía esa popularidad, pero no le gustaba que le alabaran sus condiciones para el fútbol.

Al hermano le llevaban los demonios porque le veía tan ágil y despierto que presentía en él un gran futbolista. A rastras consiguió meterle en un torneo que organizó en 1937 el aún Athletic de Bilbao para buscar jugadores por toda Bizkaia. El equipo de antes de la Guerra estaba disuelto, con la mayoría en México o Argentina, después de la famosa gira de la selección vasca. Al torneo, para chicos de 15 a 19 años, se apuntaron 39 equipos que se fueron eliminando hasta quedar cinco, con los que el club hizo una liga. Acabado el torneo, seleccionaron a los dos Gainza, pero Piru dijo que no quería fichar. Empezó a trabajar de laminador en la Basconia, una tarea dura. Acababa baldado.

En esas, a Miguel le llegó la mili y le destinaron a Valencia. El club ofreció a la familia utilizar sus influencias para traerle a hacer la mili a Bizkaia… si Agustín fichaba. Y este por fin cedió para hacerle el favor a su hermano. Y así fue como tuvimos un fabuloso futbolista, que enlazó a Gorostiza (del que fue suplente hasta que se marchó al Valencia) con Gento. Las tres gés del fútbol español, se decía en los sesenta, tres glorias de nuestro fútbol que ocuparon el puesto del loco. Se decía que porteros y extremos izquierdos tenían que ser locos.

Jugaba de extremo, con desborde y centro (a Zarra), o en diagonal y chupinazo. Zurdísimo, de regate corto endiablado y salida muy veloz. Ojos pequeños, mirada de inteligencia, pelo creciendo hacia arriba y hacia atrás, nariz chata, tenía verdaderamente cara de león. De pequeño, cuando oí hablar de "los leones de San Mamés", pensé que era por Gainza.

Ganó las finales de 1943, 1944, 1945, 1950, 1955, 1956 y 1958. La primera y la última, al Madrid. La segunda y la tercera, al Valencia, la cuarta al Valladolid, la quinta al Sevilla y la sexta al Atlético. Le tocó perder las de 1949 y 1953 frente al Valencia y el Barça. Por el camino, le marcó ocho goles al Celta el 18 de mayo de 1947.

La más celebrada de sus finales fue la última, ante el Madrid de Di Stéfano. Las vísperas fueron polémicas. El Athletic solicitaba terreno neutral, pero Franco estaba en Madrid, no tenía prevista ninguna salida, y en Madrid debía ser. Se pensó en el Metropolitano, pero Gainza, ya entonces una autoridad en el club, sentenció que mejor en el Bernabéu. Que ir allí les daría una baza psicológica. Y "once aldeanos" ganaron 2-0 al Madrid, que andaba por su tercera Copa de Europa consecutiva.

Un año después le dieron la baja. Tenía 38 años, llevaba 20 en el club. La directiva hizo una larga carta, cargada de disculpas y de elogios, como no he visto otra para caso así, pero aun así la afición se indignó. Quedó en Lezama como consejero áulico y entrenador ocasional. Entre sus éxitos estuvo descubrir a Clemente como entrenador. Fue respetado y temido, lo primero por su trayectoria e inteligencia, lo segundo por su humor vitriólico. Era capaz de comentarios terribles. Murió a los 72 años por causas naturales rodeado de gloria.

Y a todo esto, ¿qué fue de Miguel? También jugó en el club, cinco temporadas, en los cuarenta. Jugador de complemento en la parte de atrás, no alcanzó ninguna final. Terminó en el Baracaldo. Se diría que no hizo mucho en el fútbol, pero hizo muchísimo: gracias a él tuvimos a su hermano.

lunes, 20 de mayo de 2019

“El Athletic nació en 1891”

Artículo publicado por Aner Gondra en el diario Deia el 12/11/2018

Una investigación de Josu Turuzeta desmonta la versión oficial de la creación del club y la sitúa siete años antes de lo comúnmente aceptado


Hay fechas, datos y anécdotas que cualquier aficionado del Athletic recita como si fuesen un salmo aprendido en catequesis. Así se ha transmitido la sagrada historia del club a lo largo de décadas y así se recitará incansablemente con la aspiración de que las generaciones venideras hereden también la pasión rojiblanca. ¿Pero qué ocurre si parte de lo que nos contaron no es cierto? ¿Y si el Athletic no nació en 1898?

Josu Turuzeta es un hombre al que la curiosidad le resta años de vida. Su inquietud por arrojar luz sobre el pasado le empuja a gastar horas y horas en las sombras de hemerotecas y archivos de todo tipo. Si en la arqueología el carbono 14 es el que dictamina la antigüedad de los hallazgos, Turuzeta se agarra a documentos gráficos y textos sepultados sobre décadas de olvido para deshacer los errores, muchas veces interesados, del discurso aprendido.

En 2012 publicó el libro El Athletic Club. Origen de una leyenda o cuando el león era aún cachorro, en el que sacudía sin piedad muchas premisas sagradas de la historia del Athletic. “Patrañas”, las llama. Según él, y según los documentos que aporta, el club rojiblanco no se fundó en 1898. Turuzeta cree que en este 2018 debería celebrarse el 127º cumpleaños del club, ya que sitúa la creación del Athletic en 1891. ¿Cómo puede explicarse este baile de fechas? La versión oficial de los orígenes del Athletic fue plasmada por primera vez, negro sobre blanco, por el historiador José María Mateos, quien, según Turuzeta, manipuló los datos a su conveniencia. Después, durante décadas, decenas de autores se han limitado a reproducir la versión creada por Mateos dando por hecho que era fiel a la realidad. Pero Josu Turuzeta quiso saber la verdad.

Turuzeta tuvo que incluir en un libro algunos datos sobre el origen del Athletic e intuyó que algo no encajaba. “Vi que el propio Mateos, en su artículo de Hermes de 1921, en su libro de 1922 y en su libro de 1948, daba versiones diferentes sobre el origen del Athletic”, explica a DEIA seis años después de publicar su libro, “eso me mosqueó y decidí buscar la verdad e investigar”. Lo primero que hizo fue ir al Gobierno Civil en busca del libro de registro de las asociaciones de 1887, pero comprobó que había sido destruido en 1977. Optó entonces por buscar en la prensa de la época alguna referencia sobre la creación del Athletic. “No hay una sola”. Su insistencia le sirvió para comprobar que tampoco existía ninguna referencia en el Boletín Oficial de Bizkaia ni en los archivos notariales. “No había ni rastro”, sentencia, “no hay una sola alusión documentada de la creación del Athletic en 1898”.

Tozudo en su empeño, decidió retroceder en el tiempo en las hemerotecas. Cuando menos lo esperaba, encontró lo que buscaba. “Encontré una alusión a la verdadera creación del Athletic, con el Club Atleta de Astilleros del Nervión”, detalla el investigador vizcaino, “en la prensa sí que aparecen alusiones al Club Atleta. ¡Pero eso no es Athletic Club!”. Turuzeta tiene una explicación a por qué el club en sus orígenes no tenía su nombre en inglés: “Según la ley de aquella época, todas las personas físicas y jurídicas tenían que tener nombre en español. Incluso los extranjeros que venían tenían que cambiarse el nombre en los papeles oficiales. Por ejemplo, si llegaba un inglés llamado Richard Harris, en los papeles españoles aparecía como Ricardo Harris”. De hecho, Turuzeta señala que, aunque la ley obligaba a bautizar al club en castellano, “sus socios y miembros le llamaban Athletic Club. He encontrado referencias de que le llaman así ya en aquellos años”.

En su libro Josu Turuzeta explica cómo este club nació en el seno de S. A. Astilleros del Nervión, promovido por sus directivos ingleses para distraer a sus trabajadores. El 1 de mayo de 1890 se convocaron en toda Europa huelgas obreras que en las siguientes semanas desencadenaron importantes altercados en Bilbao. La empresa constructora de barcos, con vistas a que en el 1 de mayo del siguiente año no se repitieran los episodios, creó el Club Atleta. Su primer presidente fue James S. Clark.

A Turuzeta le quedaba demostrar que el Club Atleta fundado en 1981 es la misma entidad que el Athletic Club creado en 1898, según Mateos, y fundado legalmente en 1901. “Tenía que haber un hilo conductor”, dice el investigador. En aquellos tiempos el fútbol era un hobby para quien lo practicaba, por lo que los futbolistas permanecían poco tiempo en el equipo: “Normalmente jugaban hasta que se casaban. De los fundadores del Athletic en 1901, al de dos años, quedaban muy poquitos en el equipo. Había una rueda de rotación muy rápida. Del equipo que gana al Madrid en 1904, por ejemplo, en 1906 solo quedan dos jugadores. Van desapareciendo porque se casan, o se van fuera a estudiar o trabajar”. A pesar de ello, Turuzeta ha encontrado documentación que demuestra que son dos los jugadores que sobreviven desde el Club Atleta de 1891 hasta el Athletic Club de 1901. Sus nombres solo los conoce él. Son algunos de los datos que quiere presentar en exclusiva en un futuro libro o en una exposición.

Esta nueva versión de los orígenes del Athletic desmonta algunas afirmaciones de José María Mateos, como que el Athletic nace en el Café García. Esto, al igual que el nacimiento en 1898, sería fruto de las obsesiones de Mateos: “El Café García tuvo importancia en la historia del club, pero en 1904, no en el primer año del Athletic. Mateos le da esa importancia porque el informante era el hijo del propietario del Café García, que fue jugador del Athletic”. Del mismo modo, Mateos sitúa el germen del club en el Gimnasio Zamacois “porque su interés era que el Athletic fuese anterior al FC Barcelona”. “Para conseguir el decanato tenía que adelantarse un año”, explica Turuzeta, “el Barcelona se creó en un gimnasio y su fundación fue en un café y él situó el Athletic en el Gimnasio Zamacois, que fue el germen de lo que sería el Deportivo de Bilbao, de donde Mateos fue presidente. Así unía Athletic y Deportivo prestigiando a Zamacois como germen de ambas entidades”.

José María Mateos, con ideas de derechas y contrario al nacionalismo, habría minimizado de forma intencionada otros aspectos de los primeros años del Athletic, según Turuzeta. Es el caso de la fusión entre el Athletic Club y el Bilbao FC: “Mateos lo presenta como que ingresan los del Bilbao en el Athletic. Pero aquí lo importante es de quién era el dinero. Ahí entra la figura de Ramón de Aras. Era nacionalista, había estado en Inglaterra y tenía pasión por el fútbol. Durante años puso dinero de su bolsillo en el Bilbao FC y después en el Athletic”. Ramón de Aras fue un generoso mecenas en tiempos complicados para el club. En 1921 ya lo señalaba Alejandro de la Sota en la revista Hermes: “El club le debe su vida a Ramón de Aras”. Hasta 1909 Ramón de Aras puso dinero de su bolsillo, mantuvo la llama y fue el artífice de la fusión con The Union, donde jugaban Amann y otros. Incluso fue concejal del Ayuntamiento de Bilbao: “Lo fue pese a que el gobernador lo quiso impedir, pero lo consiguió en los tribunales. Mateos lo ocultó por ser nacionalista”. El mecenas murió en 1960. Para Turuzeta, el Athletic no ha tenido la sensibilidad de devolver el gesto a quien fue vital en sus orígenes: “En San Mamés no se guardó un minuto de silencio. Mucho más grave es que su tumba, en Derio, tuvo que ser removida. El Athletic no movió un dedo para mantener, por poco dinero, la tumba de quien fue su mecenas”.

Pero no todas las incorrecciones que hoy en día se esconden en la historia del Athletic tienen su origen en José María Mateos. “Hay patrañas que se dan por buenas en todas las etapas de la historia del Athletic”, se lamenta Turuzeta, “la gente piensa que en el Athletic solo jugaron unos pocos ingleses en los primeros años, cuando en el Athletic jugaron un belga, un suizo, un danés, un sueco, dos noruegos… ¡hasta un judío! En total fueron más de sesenta jugadores extranjeros. Pero en la historia del Athletic se han escondido por patriotismo español y por bilbainismo mal entendido”.

Desde que publicó su libro, Turuzeta ha recabado muchos más datos y documentos que corroboran su teoría. Por eso, ahora que el club cumple 120 años de su historia oficial, reclama una mirada rigurosa al pasado: “Veo necesario que el Athletic revise su historia. Como decía Ortega y Gasset, las reformas del futuro empiezan por las reformas del pasado. El Athletic lo tendría que hacer por justicia. La misión de limpiar, fijar y dar esplendor a su historia no me corresponde a mí, sino al más interesado: el propio club. Se trata de hacer justicia a los verdaderos padres del Athletic y del fútbol en Bizkaia. Lo normal es que uno sienta curiosidad por saber quiénes son sus padres. Es de justicia que el Athletic recupere los nombres de sus padres. Es injusto que no aparezcan sus nombres y simplemente se diga que fueron unos ingleses”.

martes, 14 de mayo de 2019

Markel, leyenda de oro

Artículo publicado por Asier Sanz en el blog 'Athletic Risas Club' en el diario Deia el 8/05/2019


Markel Susaeta, el quinto futbolista con más partidos en la historia del Athletic, 506 partidos a la espaldas, registros solo superados por Iribar, Etxeberria, Rojo e Iraola, abandonará San Mamés el 30 de junio después de 22 temporadas en el club bilbaíno, las 12 últimas en el primer equipo. Markel entró en Lezama a los 9 años y 22 después se despide convertido en una gran leyenda de los leones que ha escrito con su fútbol renglones de oro en la historia del club de Ibaigane. Eskerrik asko por darnos tanto y hacer más grande al Athletic!. ¡Te deseo lo mejor de lo mejor en tu futuro!

Resumen Jor. 37ª: Athletic Club - RC Celta

Fuente: www.athletic-club.eus


lunes, 29 de abril de 2019

Los 350 partidos de Ainhoa defendiendo la portería del Athletic

Artículo publicado por Endika Río en el diario Mundo Deportivo el 29/04/2019


Números redondos y extensos. Aunque la alegría no pudo ser completa. Ainhoa Tirapu disputó ante el Málaga (0-0) su encuentro 350 defendiendo la portería del Athletic. Casi tres lustros desde que debutara un 9 de agosto de 2005 en un choque de Champions frente al Glasgow City. La navarra roza el podio histórico del club. Solo hay tres jugadoras que se han vestido más veces la zamarra rojiblanca en partido oficial: Erika (378), Iraia (402) y Eli Ibarra (413).

Ainhoa calificó la cifra como “muy redonda y pomposa” y mostró su felicidad. “No me imaginaba llegar a tantos partidos cuando llegué al Athletic, pero sí me lo había marcado como un reto personal a principio de temporada. No sabía si lo iba a poder conseguir y estoy muy contenta”, declaró en sala de prensa. Son muchas experiencias las que ha vivido y eso es lo que más destaca: “Todo lo que he podido disfrutar aquí se redondea en una cifra. Son números que no tienen ningún significado concreto, pero para mí engloba todo lo que he vivido en los últimos años”.

La arquera no tuvo mucho trabajo contra el Malaga: “En la primera parte apenas he tocado el balón”. El Athletic dominó “bastante”, aunque no fue capaz de generar “demasiado” peligro. Y faltando un cuarto de hora le llegó el momento a Ainhoa. Fulutudilu se plantó ante la navarra en el mano a mano. “En estos partidos muchas veces es lo que pasa, en una contra o en una acción aislada te hacen una ocasión clara. He tenido la suerte de sacarla y mantener la portería a cero, pero me quedo más con que no hemos conseguido marcar y no nos hemos llevado los tres puntos”, manifestó.

El Málaga hizo su juego y paró “muchísimo el partido”, aunque Ainhoa no reprochó nada: “Han estado perdiendo tiempo todo el partido, pero lo entiendo porque se están jugando la vida y hay que comprender. En esa situación no sé cómo actuaríamos nosotras”.

martes, 16 de abril de 2019

El Levante nunca olvidará a Panizo

Fuente: Boletín distribuido en San Mamés en el partido Athletic Club - Levante UD (03/04/2019)

Nuestra afición tuvo que esperar varias décadas para ver cómo el Athletic Club se enfrentaba al Levante UD


Panizo autor de seis goles

El 4 de mayo de 1947 los granotas visitaban San Mamés para jugar la ida de los octavos de Copa de aquella temporada, 38 años después de su fundación. Llegaban a Bilbao tras acabar sextos en Segunda División. Juanito Urkizu presentaba su once de gala con la excepción de la entrada de Barrenetxea por el lesionado Bertol. Lezama, Fernández, Oceja, Celaya, Nando, Barrenetxea, Iriondo, Panizo, Zarra, Iraragorri y Gainza fueron los elegidos.

A la escuadra levantinista le acompañaba un reducido grupo de tres directivos y un solo aficionado. Cuatro representantes que se ponían la venda antes de la herida al declarar que venían “bastante animados”, si bien subrayaban que “el tiempo nos perjudica”. Un comentario en referencia a un terreno de juego que se presentaba húmedo por la lluvia de los días previos.

El partido comenzó bien gracias a dos remates al palo de Zarra e Iraragorri. Pero aun así, el Levante se adelantó a los 15 minutos con un tanto de Salvador a centro de Botella. Seis minutos después, el árbitro Celestino Rodríguez señalaba un penalti por el derribo a un visitante dentro del área. Una infracción tan clara que la decisión del colegiado ¡fue aplaudida por los congregados en San Mamés! Fayos ponía el 0-2 y en la grada se comenzaba a notar una lógica inquietud. Había que darle la vuelta a la situación y nada mejor que un penalti a favor del Athletic solo un minuto después del anterior. José Luis Panizo no falló desde los once metros en el 24’. Los nervios se fueron templando cuando en el 32’, tras un centro del Chato desde la banda y un rechazo, Panizo sacaba provecho para hacer la igualada. En dos tacadas de cinco minutos, los de Urkizu ponían el choque en franquía antes de llegar al descanso. Panizo regateaba a varios levantinistas y, tras encontrar un hueco, chutaba raso para marcar. Después, un centro de Gainza y un remate de Zarra repelido por la defensa era aprovechado otra vez por el de Simondrogas para hacer su cuarta diana.

En la reanudación, el Levante salió a no encajar más y en ello estaban cuando derribaron dentro del área a Zarra. La tranquila derecha de, quién sino Panizo, elevaba el quinto al marcador. A siete minutos para el final, Gainza botaba una falta. La defensa ponía todo su foco en Zarra, para que el fino interior sestaoarra pudiera aparecer desde atrás y cruzara el esférico lejos del alcance del arquero.

El encuentro terminó con ese 6-2 y los seis tantos de un José Luis López Panizo que no volvería a repetir semejante gesta, pero que aún hay quien no ha olvidado en Orriols. Aunque, curiosamente, la media docena de Panizo sería superada solamente dos semanas después, cuando Piru Gainza batió
hasta en ocho ocasiones al Celta en San Mamés. Fue en aquel 12-1 copero de los cuartos de final.

jueves, 11 de abril de 2019

El Athletic homenajea a los 5 supervivientes de los 'Once Aldeanos' de 1958

Artículo publicado en el diario Deia el 10/04/2019

Los cuatro capitanes del Athletic y su presidente, Aitor Elizegi, han entregado hoy en Lezama, después del entrenamiento del primer equipo, a los cinco leones vivos que disputaron la memorable final de Copa de 1958 -Carmelo, Mauri, Etura, Koldo Aguirre y Uribe-, sendos brazaletes originales y únicos reconvertidos en obsequios para la ocasión.


Foto Athletic Club

El Athletic homenajeó en Lezama a los cinco supervivientes del equipo rojiblanco que conquistó el título de Copa de 1958 al ganar al Real Madrid en el Santiago Bernabéu y que pasó a la historia como el de los 'Once Aldeanos'.

Carmelo Cedrún, Ignacio Uribe, Manuel Etura, que acudieron personalmente al acto, y Mauri Ugartemendia y Koldo Aguirre, a través de José Ángel Iribar y José Mari Argoitia, respectivamente, recibieron de manos de los capitanes de la actual plantilla sendos brazaletes originales personalizados con partidos de la época.

En el acto han participado el presidente, Aitor Elizegi, además de varios representantes del club y la primera plantilla y cuerpo técnico al completo.

En aquella final de Copa, disputada el 28 de junio de 1958, el Athletic ganó por 2-0 en el Bernabéu al Real Madrid, recién proclamado campeón de Europa, con un equipo formado por Carmelo, Orue, Garay, Canito, Mauri, Etura, Artetxe, Koldo Aguirre, Arieta, Uribe y Gainza que pasaría a la historia como el de los 'Once Aldeanos'.

sábado, 6 de abril de 2019

El Athletic consiguió el primer doblete del fútbol español

Fuente: sanmiguel.es

Como sabéis, el término doblete se utiliza cuando un equipo gana en una misma temporada la Copa y Liga. Con cinco, el Athletic ha sido durante muchos años el equipo con más dobletes. Pese a que en la última década el Barcelona nos ha arrebatado dicha marca, por suerte, nunca podrán quitarnos el honor de haber estrenado el palmarés de dobletes en la historia del fútbol español.

Fue en la temporada 29/30, en la segunda oportunidad que podía conseguirse tal logro, ya que la Liga tan solo había empezado una temporada antes y hasta entonces, a nivel estatal, solo se jugaba la competición de Copa.

Bajo las órdenes de Mr Pentland, el Athletic realizó un campeonato liguero para enmarcar. Con 12 victorias y 6 empates nadie fue capaz de doblegarle. Gracias a ello, el club rojiblanco acabó primero con siete puntos de diferencia sobre su principal perseguidor, el Barcelona.

En la Copa, por su parte, el equipo tuvo que vérselas con el Real Madrid en la final. Ésta se disputó en el estadio de Montjuic y terminó con un resultado de 3-2 favorable al Athletic. Fue un partido durísimo y disputado que se resolvió en la prórroga. Para entonces, el Athletic ya era el club más laureado en la competición con 11 títulos.

jueves, 4 de abril de 2019

“Yo elijo ser mi tía Yule”

Artículo publicado por Iñaki Ugalde en el diario El Mundo Deportivo el 04/04/2019

Da la sensación leyendo ciertas entrevistas y artículos de un tiempo a esta parte de que el Athletic no había hecho nada hasta ahora por su equipo femenino. Nada más lejos de la realidad


(Foto: Mundo Deportivo)

De todo lo que he visto, leído y escuchado en lo que va de nuevo año respecto al Athletic femenino, me quedo con un tuit de Yulema Corres , la goleadora del conjunto bilbaíno que esta temporada apenas está teniendo protagonismo a causa de una lesión. Más allá del escenario, de la afluencia de público y de la repercusión mediática del partido de turno; la esencia de lo realmente importante e interesante de esta lucha por la igualdad en el ámbito futbolístico aparece recogida en este mensaje publicado en las redes sociales por la propia delantera rojiblanca.

“Es duro pasar por una lesión, muy duro. Una de las cosas que recuerdo todos los días es el día que vino mi sobrino y me dijo: ‘Todos en clase eligen ser Cristiano, Messi, Griezmann ... yo elijo ser mi tía Yule ”, recogía en su twitter hace unos días la propia Yulema Corres.

No se puede decir más con menos palabras. Se trata en este caso concreto de un vínculo familiar; pero seguro que hay más txikis, a niñas y niños me refiero, que empiezan a querer ser una jugadora concreta del Athletic. La normalidad al poder.

El fútbol femenino necesita un cambio competitivo
El club bilbaíno, aunque algunas y algunos recién llegados se crean que acaban de descubrir América, lleva muchos años trabajando en pos del fútbol femenino. El Athletic es una auténtica referencia en este ámbito. San Mamés, a la vieja Catedral me refiero, abrió sus puertas a las leonas cuando otros clubes que ahora pelean por el título ni siquiera existían. Los pasos hacia la ‘profesionalización’ de las rojiblancas también se habían dado antes de este último cambio de junta directiva.

Mientras hay quien saca pecho por “pergeñar” llenos en San Mamés y recrearse en el partido del récord, con fuerte multa de Antiviolencia por defectos en la organización incluida, al sobrino de Yulema Corres le vale con ser su tía Yule. Él sí que sabe.

Resumen Jor. 30ª: Athletic Club - Levante UD

Fuente: www.athletic-club.eus


jueves, 14 de marzo de 2019

Liga Iberdrola Ainhoa Tirapu: futbolista, química y empresaria

Artículo publicado por David Menayo en el diario Marca el 14/03/2019


La idea surgió al intentar cambiar un regalo. Le costó encontrar la manera de personalizar una gorra y decidió lanzar su propia marca con el que poder hacer sus deseos realidad. "Así somos las de Bilbao...", bromea Ainhoa Tirapu, futbolista del Athletic Club que el pasado mes de noviembre sacó al mercado la marca Sutil Urban. "Yo me encargo de diseñar los modelos y los subo a la web; luego la producción se hace bajo demanda", destaca. "Ahora mismo no tengo beneficios, pero me entretiene. Ojalá el día de mañana la cartera de clientes que tenga me permita sacar un sobresueldo", se ríe.

Y es que Ainhoa es, ante todo, futbolista. Tirapu pasó por las filas del Lagunak y Pueblo antes de aterrizar en el Athletic Club, equipo en el que vive su decimocuarta temporada y con el que ha jugado 346 partidos, ha ganado dos Ligas y es capitana. "El brazalete es una responsabilidad para mí porque me han elegido mis compañeras y debo responder a sus expectativas. No me considero una líder, pero sí una jugadora con experiencia que puede aportar al grupo", dice quien a sus 34 vive una segunda juventud. "Soy una inconformista y siempre trabajo para mejorar. El día que no tenga retos o no disfrute con lo que hago me retiraré", sostiene.

Afortunadamente, aún le queda carrete. Es indiscutible en la portería del Athletic si bien su periplo en la selección española -con la que disputó 46 partidos oficiales- se acabó tras el Mundial de Canadá en 2015. "Entiendo que después de cuatro años sin que me convoquen es una etapa cerrada, pero no le doy muchas vueltas. He vivido momentos muy bonitos y experiencias inolvidables. Iré a Francia este verano para ver algún partido. Ojalá España llegue muy lejos", reflexiona.

La guardiana de los sueños rojiblancos hace balance de una temporada "donde hemos ido de menos a más y lucharemos por esa cuarta plaza hasta el final. La Copa -cayeron en cuartos de final ante el Atlético de Madrid frente a 48.128 espectadores en San Mamés-fue un palo duro porque teníamos muchas ilusiones puestas allí". La de Iruña, vicepresidenta del Comité de Fútbol Femenino de AFE, lucha por firmar de una vez por todas el primer Convenio Colectivo de la historia. "El fútbol femenino evoluciona al margen de lo deportivo y ese Convenio dará estabilidad a la jugadora", dice.

Sensi, apodo con la que fue bautizada en sus inicios por los sensible que era frente a los balonazos, es licenciada en Química y tiene un Master en Toxicología, pero nunca ha llegado a ejercer. A pesar de su multitarea, es una mujer con mucha vida social a la que le gusta navegar, ver series (ahora está enganchada a El Embarcadero), leer (le gusta la novela negra) y ahora le ha dado por estudiar inglés... y vender camiseta.

domingo, 10 de marzo de 2019

La afición de Forges por el Athletic

Fuente: sanmiguel.es


Hace algo más de un año fallecía para tristeza de todos el genial viñetista Antonio Fraguas de Pablo, más conocido como “Forges”. Querido por propios y extraños, los athleticzales le guardamos un especial cariño por su amor incondicional a nuestro club, al que dedicó más de una viñeta. Pero, ¿sabes de dónde viene la conexión entre Forges y el Athletic?

Pese a nacer en Madrid, Forges fue forofo del Athletic desde niño. “Desde que jugaba en el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid”, explicaba en un programa de televisión dedicado al club rojiblanco. Su padre le había contado que San Mamés era el único estadio en el que si el rival había estado bien le aplaudían y le impactó tanto que se hizo del Athletic. Eso sí, fue el único de sus ocho hermanos que lo hizo, algo que le enorgullecía.

Además, sentía una especial predilección por Telmo Zarra. Su admiración por él creció tras cruzárselo por casualidad en un bar de Mungia. Forges que trabajaba como técnico de TVE estaba colocando una antena cuando una tormenta le obligó a refugiarse en aquel bar donde tuvo la suerte de ver frente a frente a su gran ídolo. A lo largo de toda su vida nunca pudo olvidar ese momento.

Años más tarde, Zarra quiso regalarle una camiseta firmada y el dibujante la guardó “bajo quince llaves”. A su vez, el propio Forges cedió varias viñetas al Athletic que actualmente pueden encontrarse en el archivo del Museo de San Mamés

Debido a esta especial conexión entre el club y el dibujante, el día de su fallecimiento el Athletic quiso despedirlo con una foto suya en la pantalla gigante del exterior del campo de San Mamés vistiendo la camiseta rojiblanca.

viernes, 8 de marzo de 2019

¡Manos arriba!, la semifinal Espanyol-Athletic de ’70 Binladens’

Artículo publicado por Carlos Marañón en cinemania.es el 07/03/2019


Pensábamos que en tiempos del VAR ya no íbamos a seguir escuchando en España el “¡Manos arriba, esto es un atraco!”, pero ni el arbitraje tiene remedio ni el cine español ha olvidado un subgénero capital en la historia del thriller. Atracos en los estadios, atracos en las pantallas: la vida continúa.

Koldo Serra (Bosque de sombras, Gernika) ha trasladado a una plaza peatonal de Bilbao el espíritu de Tarde de perros, y ha puesto a su vibrante cámara a seguir los pasos de Nathalie Poza y Hugo Silva, dos pendencieros con causa, en lo que parece un atraco sencillo a una sucursal bancaria que, en la mejor tradición cinematográfica, se complica exponencialmente. 70 Binladens (que así se llaman en el argot a los billetes de 500 euros) es tensión, adrenalina, juego psicológico (y cinematográfico)… y también un poquito de fútbol.

Entre rehenes, atracadores convertidos en secuestradores y los ojos avizores de la Ertzaintza, Serra, que ya había homenajeado al Athletic Club y su escudo en Gernika, pone una nota de color futbolística en la trama. Una bandera del Athletic ondea fuera de la cafetería, el bar Bigarrena, en la que se inicia el filme: es un día especial en Bilbao, el Athletic se juega el pase a una final de Copa, el torneo fetiche de los leones. Algo se intuye en el sonido de la tele del bar.

Como el atraco con rehenes se alarga hasta la hora del partido, es Lola (N. Poza), la líder del asalto, la que le pide al informático del banco que ponga el partido en una de las pantallas de ordenador: “Informático, ven aquí, vamos a poner la semifinal… y echamos el rato”.

Mientras, en el exterior, los agentes se arrellanan alrededor de otra pantalla en un furgón policial: “¡Goooool!”, se escucha.

–“Qué chicharro, qué chicharro”.
–“Ha merecido la pena la noche”, comenta uno de los agentes.
El jolgorio futbolero espanta a una de las inspectoras al mando, el personaje de Bárbara Goenaga:
–“¿En serio?”, le pregunta a su compañero (Daniel Pérez Prada), que está alejado de la pantalla, pero parece inquito por no poder ver el partido:
–“Hombre, es la semifinal de Copa. Están jugando la vuelta. Sólo vale ganar. Está la cosa ahí, ahí… Un partidazo… Oye, voy a echar un ojo, si no te importa”.

El inspector se acerca a sus compañeros alrededor del monitor:
–“¿Quién ha sido?”, pregunta.
–“Adúriz, Adúriz”.
Un final abrupto nos deja sin saber el resultado del partido. Suena un nuevo gol, pero los atracadores no están para mucha fiesta:
–“¡Quitad el puto fútbol!”.

La semifinal en cuestión, de la que se ven imágenes en el monitor dentro del banco, mientras los rehenes lo siguen con interés, fue un partido auténtico que enfrentó a Real Club Deportivo Espanyol y al Athletic de Bilbao en el Estadio de Cornellà-El Prat el 4 de marzo de 2015, hace ahora justo 4 años. Partía el Athletic en desventaja. Era el partido de vuelta de una eliminatoria arrojó un empate a un gol (Adúriz/Víctor Sánchez) en la ida disputada en (el nuevo) San Mamés. Los dos goles que se jalean en la película fueron reales: Adúriz hizo el primero y Etxeita remató la faena en un claro 0-2 que dejó en la cuneta a los pericos y llevó a los vizcaínos a la finalísima. Disputada en el Camp Nou contra el anfitrión, acabó con un 3-1 que hizo campeón de la Copa del Rey de 2015 al Fútbol Club Barcelona. La gabarra se quedó sin salir: puto fútbol. Tenía razón Lola, que no lo veía claro.

jueves, 7 de marzo de 2019

Cromos Athletic Club (Temp. 1973-74)

Álbum de cromos del Athletic Club de la temporada 1973-74 con la colaboración de La Gaceta del Norte y Chocolates Suchard


Iribar


Marro


Sáez


Larrauri


Astrain


Zubillaga



Aranguren


Guisasola


Rojo II


Lasa


Villar


Arieta


Carlos


Uriarte


Igartua


Rojo I


Nuñez


Garay


Amorrortu


Zabalza


Después de publicar el álbum de cromos del Athletic Club en twitter hemos descubierto lo siguiente (Gracias a Jon Rivas):

* La colección es de la temporada 1973-74

--> Amorrortu ficha esa temporada por el Athletic Club.


--> El álbum se entregó el 23 de septiembre de 1973.


* Es el primer partido de pretemporada que tradicionalmente se disputaba en Fadura contra el CD Getxo y que los jugadores de portada son: Lasa y Amezaga.

* El Athletic Club hacía la pretemporada en Fadura hasta que se inauguró Lezama.

martes, 5 de marzo de 2019

José Díez, el tatarabuelo de la Liga

Artículo publicado por Jon Rivas en el diario El País el 04/03/2018

Socio del Athletic desde 1928, a su 104 años mantiene intacta su pasión y su memoria futbolística


José Diéz, el socio más veterano del Athletic. (FERNANDO DOMINGO-ALDAMA)

El 23 de noviembre de 1914, Frederick Beaconsfield Pentland, el primer gran entrenador en la historia del Athletic, llegaba a la prisión de Plotzensee, a las afueras de Berlín, donde pasó una semana antes de ser internado en el campo de concentración de Ruhleben, en el que quedaría recluido durante cuatro años durante la I Guerra Mundial. Eran tiempos revueltos.

Ese mismo día nacía en Bilbao José Díez. Tiene ahora 104 años, una memoria prodigiosa, una salud de hierro y mantiene intacta su pasión por el Athletic, del que es socio desde 1928, un total de 86 años en dos etapas. “Todavía voy cada partido a mi localidad de Tribuna Principal. El otro día me echó la bronca el médico”, cuenta Díez. Y tercia su hija Cristina: “Sólo falta cuando hace mucho frío y se juega tarde. Todavía se empeña en bajar la escalera hasta su localidad”. Hay otras, en su grada, habilitadas para personas con dificultades de movilidad, “pero le han dicho que, si cambia, perderá la suya, y no quiere dejarla”.

Es que José, al que sus nietos llaman Pepe —“pero de joven me llamaban Chechu”—, ocupa plaza en San Mamés desde el 1 de agosto de 1928. No es el socio más antiguo porque cuando comenzó la guerra, su padre le dio de baja. Volvió a inscribirse en junio de 1941. “Cuando tenía 14 años, un amigo le dijo a mi padre que ya tenía edad de ser socio. Me llevó a la Alcazaba, en Hurtado de Amezaga, donde estaban las oficinas del club, y me apuntó. Antes ya iba a San Mamés con mi padre. Eran partidos a mediodía. Mi madre se quedaba sola en la tienda. Me ponía en la grada de Capuchinos”. Todavía ni siquiera se había inaugurado la Liga en España, nacida en 1929.

El viaje hasta la sede rojiblanca fue corto. El padre de José tenía una tienda de ultramarinos en el número 36 de la misma calle, que alcanzó una importante fama. Allí se comenzaron a fabricar los polvorones Felipe II: “Exquisitos mantecados Regente y Escorial”, famosísimos en Bilbao, los más caros de la ciudad. “Cuando nos jubilamos mi hermano Fidel y yo, vendimos la patente a una empresa de Vitoria”. Se siguen fabricando, siguen siendo los más caros —y los más ricos—, pero a José le amargaron su centésimo cumpleaños. “Hablamos con los dueños de la fábrica para ver si podía ir a visitarla, pero nos dijeron que no”, recuerda su hija. Un feo detalle.

José prefiere hablar de ciclismo, de toros—“he viajado a montones de lugares para ver corridas, hasta a Venezuela”— y del Athletic. Posee un impresionante archivo de fotografías de todos esos temas. “Cuando era joven, iba a las tiendas de los fotógrafos que trabajaban en San Mamés. Las ponían en el escaparate para venderlas, y yo me compraba muchas”, recuerda. Con los álbumes delante, empieza a recordar. “Míster Pentland era un caballero, un gran hombre, pero no hablaba ni una palabra de español. Todo lo decía en inglés. Era encantador, tenía mucha gracia en su idioma”. Luego señala a Carmelo Goyenechea, el gran capitán de los años veinte, que se retiró del fútbol para no tener que hacerse profesional: “Fui con su foto a que me la firmara. Entonces no se hacía eso. Se enfadó mucho conmigo por pedírselo, casi me mata”, exagera, pero en el álbum está la rúbrica del futbolista amateur, por quien el Athletic financió una cama a perpetuidad en el hospital de Basurto.

Pepe recuerda aquellos años con nostalgia. “Cuando empezó la Liga, para enterarnos de los resultados de fuera de casa, teníamos que ir a las oficinas de la calle Ayala. Allí recibían las noticias por teléfono. Se abría la ventana, salía un empleado del club y decía si el Athletic había marcado, o si había ganado o perdido”. Eso era la información en directo que recibía el centenar de personas que se apelotonaban ante la sede. “Luego, al acabar el partido, el secretario general del club, el señor Gorostiaga, se iba a la tertulia del Café Bernabé, en la esquina de Alameda Urquijo, y allí se comentaban los resultados”. Era una tertulia de campanillas, en la que alternaban, además de Antón Gorostiaga, Indalecio Prieto, José Félix de Lequerica, Julián Zugazagoitia o Fernando de la Quadra Salcedo.

El fútbol era otra cosa en los tiempos de juventud de José Díez. “Uno de los mejores jugadores que he visto era Chirri II. Eran dos hermanos, los dos ingenieros, y un día de partido en San Mamés, contra el Alavés, en el que jugaba Antero, se equivocó y se llevó al campo las botas del otro. Yo andaba por allí con la bicicleta, así que llamaron por teléfono a su casa en Colón de Larraategui, y fui a buscarlas. Su padre ya las había preparado en un paquete”.

Con 104 años, Pepe todavía se acuerda de las figuras que vio pasar por San Mamés: “A Luis Regueiro le vi en el Real Unión. Del Barcelona me acuerdo de Samitier, Piera y Sagi Barba. Y en el Real Madrid estaba Ricardo Zamora, no había un portero como él, aunque en el Athletic jugaba Vidal”. Para él, claro, los favoritos jugaban de rojo y blanco. “Los mejores que he visto han sido Larraza y Panizo, bastantes años después. Jesús Larraza se mató en un accidente de moto cuando era joven, y le hicieron un monumento. Cuando murió, en el colegio de los Escolapios, donde yo iba, se rezó un rosario por él”. Conducía una Harley-Davidson y se estrelló en Dos Caminos, cerca de Basauri. El monumento está ahora en los jardines de las instalaciones de Lezama. “De los primeros que vi me gustaban Rousse y Acedo. También Cantolla, que corría como un demonio”.

José Díez se casó con Inés Larrañaga, que había nacido en Argentina. “Su padre jugaba de defensa derecho en el Athletic, pero la familia Olaso le compró una finca en Bilbao y le ofreció marchar a la Patagonia para administrar una gran hacienda. Sólo le pusieron una condición: tenía que casarse antes de viajar”. Eran otros tiempos. De caballeros. “Mire cómo vienen ahora vestidos”, le dice Pepe al periodista, reprochándole su aspecto. “Entonces se iba a trabajar con traje, corbata y sombrero. También al fútbol. Jugaba el Athletic en Ibaiondo, el estadio del Arenas, y sólo se veía gente bien vestida. Allí estaban Anduiza, que era médico, y Yermo, un atleta, que después de jugar al fútbol hacía ciclismo en el velódromo del campo. Cuando iba la gente de Bilbao a ver al Arenas, el maquinista del tren, al llegar al cruce del campo, tocaba la sirena y reducía la velocidad para que bajáramos”. Casi de etiqueta, también la gente trabajadora, inclemente con los futbolistas cuando jugaban mal. “Recuerdo una eliminatoria de Copa. El Racing le metió un 3-0 al Athletic en Santander. Cuando salieron al campo en San Mamés, les dijimos de todo. Vagos, sinvergüenzas… Les pedíamos que fueran a cargar sacos al puerto. Reaccionaron y ganaron 5-1, y ese año la Copa”.

A Pepe sólo se le ensombrece el semblante al hablar de la Guerra Civil, en la que participó. Prefiere cambiar de tema, aunque cuenta: “En el frente del Ebro me dispararon cuando iba con un caballo. Lo mataron, y yo tuve que esconderme detrás del cuerpo para no morir”.

Asegura que “el fútbol de ahora es sólo espectáculo”. “No me llena. No sé, casi no chutan a puerta, no tienen fuerza”, dice. “Además sólo piensan en el dinero. Mi mejor amigo era Antonio Ortiz, Tolín. Un día llegó José María Unibaso, Joma, que era periodista de La Gaceta y también jefe de la Policía Municipal, y nos dijo: ‘Ustedes vengan conmigo’. Yo pensé, ¿qué querrá? Pero era que querían ficharle para el Athletic. Fuimos a las oficinas y le dijeron que pusiera las condiciones. ‘¿Qué condiciones?’, dijo Tolín. ‘Ninguna. Jugar”. Ortiz fichó después por el Celta, el Racing, el Real Madrid y el Zaragoza.

José dice que la época de Clemente no estuvo mal; recuerda que una vez vio entrar a la policía a caballo en San Mamés, “después de que una mujer que estaba enamorada del portero Blasco le atizara un paraguazo al árbitro”, y sentencia que los seguidores rojiblancos “pueden pensar lo que quieran, tener las ideas que quieran, pero al entrar en San Mamés sólo se puede pensar en el Athletic”.

domingo, 3 de marzo de 2019

¡¡¡Athleeeeetic... Eup!!!

Artículo publicado por Jon Mujika en el diario Deia el 02/03/2019


"Rompecascos" (Foto: Gabriel Ortiz)

Si uno escribe su nombre, Gabriel Ortiz, el texto queda hueco, casi desnudo. La cosa cambia si rememora el sobrenombre que le dio fama aunque escasa fortuna: Rompecascos. Nació en el barrio de La Cruz, en 1920 y dicen que fue pescador. Encarnaba la imagen que de ciertos vascos se tenía en otro tiempo: alto, fuerte, jovial, vozarrón de pantalón largo, comedor y tocado con una sempiterna txapela.

Creo que fue él mismo quien lo contó. En 1933, con apenas 13 años, se fugó a Barcelona en un camión de pescado, sin permiso de sus padres, a ver una final de Copa del Athletic contra el Madrid. El mismo día y en el mismo campo (25 de junio de 1933, Montjuïc) jugaba el Erandio la final de la Copa de Aficionados contra el Sevilla. Ganaron el Erandio y el Athletic. Era el Athletic de Míster Pentland, aquel que ganó 2-1 la final con una delantera que se recitaba con más ritmo aún que los versos aprendidos en la escuela: Lafuente, Iraragorri, Unamuno, Bata y Gorostiza. Gabriel regresó a Bilbao como polizón consentido en el autobús del Erandio. “A mi padre le importó poco que ganara el Athletic. Cuando llegué me puso bueno”, afirmaba Gabriel.

Entre los viajes fuera de la frontera recordaba uno a Budapest, donde tras pedir permiso para acudir a las casetas de los jugadores la Policía quiso impedir su acceso y acabaron hincha y bandera rodando por los suelos hasta que se aclararon las cosas;y otro a Londres, en el que tuvo que dejar la bota con diez litros de vino en la guardarropía de un cabaret porque no le permitieron introducir alcohol en el local. Terminaron paseando la bota por la barra.

Aquel Athletic era tremendo. Ganó 0-6 al Madrid en Chamartín y 12-1 al Barça en San Mamés en la misma temporada. Respecto a lo de la botella, fue un descubrimiento accidental. Se desata una riña de marinos en una tasca y un noruego le atiza un botellazo a lo que él responde a mano abierta y le tumba. El botellazo no le hizo mella. Así descubrió su superpoder. Pronto se hizo popular en San Mamés. Por el grito -¡¡¡¡Athleeeeeeetic!!!- que todo el estadio respondía -¡eup!- y por el detalle de estamparse una botella en la cabeza, que remataba, al tirar los restos, con un curioso “¡P’a los pollos!”, como si aquello no tuviese importancia alguna. En 1984 rompió la última botella en Teruel, viniendo de Valencia, para celebrar el campeonato que acababa de ganar el Athletic. Era el último estallido de una leyenda del pueblo.

sábado, 23 de febrero de 2019

La nadadora del Athletic

Artículo publicado por Jon Uriarte en el diario El Correo el 23/02/2019


La joven Itziar Cerezo Conde.

Soñaba con correr la banda izquierda de San Mamés y ahora nada con la misma pasión. La niña ya es mujer, pero el sueño permanece. Todo seguidor de un equipo, por muy mayor que sea, imagina que un día le pidan por megafonía que vaya a vestuarios y se ponga la camiseta para saltar al césped. Es uno de esos deseos infantiles que viven con nosotros hasta el infinito y más allá. Pasa siempre, en todos los deportes y equipos. Pero hay clubes, como el que habita en un palacio y trabaja en una catedral, donde eso es ley. Quizá por ello Itziar deja volar suspiros al hablar del Athletic. Nada raro si no fuera porque nació en Madrid y lo suyo es nadar.

Hay revuelo por la tierra de la Cibeles a raíz de los éxitos de esta deportista que lleva colgadas 18 medallas. Sin ir más lejos, en los XXV Campeonatos de España de natación de invierno celebrados este mes de febrero en Pontevedra, ha logrado tres de bronce en la categoría de 100 metros libre, 50 metros libre y 50 metros espalda. Itziar Cerezo Conde. Esos son su nombre y apellidos. Quizá no les suenen. Hace siglos que la información deportiva pasó a ser solo balompédica, después exclusiva de dos equipos y ahora de dos futbolistas, jueguen donde jueguen y hagan lo que hagan. Así que no hay hueco para otras disciplinas. Una pena. Porque la historia de Itziar merece aplauso. A sus 22 años puede presumir, aunque no lo hace, de contar con un palmarés ejemplar. Sobre todo para alguien que prácticamente aprendió a nadar a los 16. «Yo quería ser futbolista y jugar en el Athletic», repite cada vez que la entrevistan. Algo que cada vez es más habitual. De ahí que supiéramos de su existencia. Saberlo y llamarle, fue todo uno. Así descubrimos que su amor por ciertos colores reside en sus genes.

«Mis aitas son de Bilbao», proclama nada más iniciar la conversación, no dejando un mísero hueco a la duda. Cuenta que se llaman María José y José Manuel. Ella de San Ignacio y él tomatero. «Se conocieron en la Uni de Deusto estudiando económicas», añade Itziar, que cierra la biografía familiar en el momento exacto en que el trabajo y la vida les lleva a vivir al barrio de Chamartín. «Cerca del Bernabéu», susurramos de refilón y ella ríe, acostumbrada al comentario. Y ya que hablamos del templo madridista le preguntamos cómo mantuvo vivos sus colores. Entonces su madre sube el tono y habla desde la distancia para recordar lo cansina que se ponía la niña con el uniforme del Athletic. No se lo quitaba ni para dormir y lo llevaba con cualquier excusa. Fiesta del colegio, de disfraces... «Si me llegan a dejar lo utilizo el día de la Comunión», advierte y de nuevo afloran las risas. Por cierto, tiene una voz muy agradable. Como de alguien que es madura para su edad. Normal. No debe de ser fácil su trabajo.

«Soy enfermera de Quirófano del Hospital Universitario Infanta Sofía», nos cuenta y entendemos las razones que le llevaron a dejar el planeta de cuero. «Desde los tres años le daba al balón. Soy zurda y acabé midiendo 1´80 así que jugaba de central o de lateral», añade y empieza a aflorar su pena. «A los 16 vi que seguir con el fútbol exigía un tiempo que no tenía y alguien me habló de nadar y de lo bueno que sería para mi espalda». Con detalles así se escriben las vidas. Y la de Itziar le llevó de esta forma a la piscina. «Mis estilos preferidos son crol y espalda y soy más velocista que fondista», nos aclara y, casi por inercia, recordamos sus jugadores favoritos. «De pequeña era de Yeste y de Etxebe hasta la muerte. Y ahora de Aduriz, de Capa y de Iñigo Martínez». Jugadores que ha visto desde las gradas de todos los campos de la Comunidad de Madrid a los que han saltado los leones y lo ha permitido el cuadrante trabajo-ocio. «Bernabéu, Calderón, Getafe, Butarque, Vallecas. De hecho el del Rayo fue el último», desvela y confiesa algo que le duele en el alma. Y, si cabe, aún más a su padre. «No he estado en San Mamés tras el cambio». Tendrá ocasión. No lo duden. Y ese día una reina de las aguas se sentará en las gradas rojas, contemplando el mar verde del dios balón. Ese que no pudo correr. Aunque gracias a ello, así se escribe el destino, tenemos a una campeona. Itziar. La que nadará con otros colores pero siempre llevará, en cada brazada, los de su Athletic.

La emotiva historia de Julen, un auténtico 'león'

Fuente: Deportes Cuatro

Julen le ha abierto las puertas de su casa y de su vida a Deportes Cuatro. Julen, que así se llama por el ex jugador Julen Guerrero, nació con una malformación congénita en el corazón. Él se denomina a sí mismo como "un auténtico León" y su habitación podría ser un museo del Athletic. Tras operarse hasta en ocho ocasiones, Julen decidió que quería que le trasplantaran un corazón nuevo para "volver a nacer". Este joven de 22 años no se separó de su club ni a su paso por la UCI ya que llevó puesta la camiseta del club durante su recuperación.


domingo, 17 de febrero de 2019

Erika Vázquez, referente rojiblanca para todas las generaciones

Artículo publicado por Chantal Reyes en https://soccercity.es el 15/02/2018


Debutó en 1998 en la S.D. Lagunak, pero su carrera es rojiblanca. Con 14 temporadas en el Athletic a su espalda, solo interrumpidas por un breve paso por el Espanyol, Erika Vázquez es todo un emblema del equipo vasco. Además, puede presumir de ser la máxima goleadora histórica del club, solo por detrás del mítico Telmo Zarra.

La carrera deportiva de la navarra Erika Vázquez (16 de febrero de 1983) comenzó en la S.D. Lagunak, equipo fundado en 1990 y pionero del fútbol femenino en Navarra. Desde 1998 hasta 2004 defendió sus colores y vivió el ascenso del club navarro a Primera División. Su calidad y su olfato goleador no pasaron desapercibidos para el Athletic, que en la temporada 2004-05 le incorporó en su plantilla, y hasta ahora.

Un inicio goleador

A la primera temporada de Erika en el Athletic no le faltó nada. Lo jugó prácticamente todo. En Liga jugó los 26 partidos de la competición, y en Copa y en Champions -previamente llamada UEFA Women’s Cup- también participó en todas las rondas a las que llegó el conjunto rojiblanco. Y en esa primera temporada como leona, marcó 32 goles (26 en Liga y 6 en Champions).

A pesar de no pasar de primera ronda en Copa de la Reina, donde cayó en cuartos ante el Levante por un doble 2-0, y caer en la segunda ronda de clasificación para la competición europea, la llegada de Erika y sobre todo sus goles ayudaron a conseguir el título liguero, tercero consecutivo del Athletic y primero de la jugadora navarra. El título volvería a llegar dos años después, poniendo así el broche a unos años dorados del Athletic donde dominó la competición doméstica ganando cuatro títulos en cinco años. Erika se llevó dos.

En esas tres primeras temporadas como rojiblanca, anotó un total de 61 goles repartidos en las tres competiciones, inaugurando así un registro goleador que todavía se prolonga en el tiempo.

Números de récord

Tantos son los goles de Erika que puede presumir de ser la mujer más goleadora en la historia del club rojiblanco, y tan solo la segunda por detrás de Telmo Zarra incluyendo secciones masculinas y femeninas. Zarra anotó 335 goles en 354 partidos, promediando una media de algo más de un gol por partido. Erika lleva 257 en 373 partidos, siendo la temporada 2008-09 su mejor año goleador con 33 goles (32 en Liga y 1 en Copa), y aunque la cifra de Telmo queda demasiado lejana, los números de Erika quedan todavía lejos de su más inmediata perseguidora.

Nekane, que ha dedicado toda su vida al Athletic es otra de las jugadoras que tiene un lugar privilegiado en la lista de goleadores y goleadoras históricas del club. Es la décima máxima goleadora con 147 goles, estando cerca de superar a Agustín Gainza, que anotó 152. Solo el tiempo dirá si la delantera de Barakaldo logrará superar las cifras de la navarra, pero Erika es un nombre que ya forma parte de la historia del conjunto vasco.

Además de en el Athletic, y aunque con menos fuerza, también dejó su huella en la Selección española, donde fue 47 veces internacional, anotó 7 goles y participó en una Eurocopa (2013) y un Mundial (2015). Se le vio defender por última vez la elástica de la selección en 2016.

Una Copa que se le resiste

Ni la época dorada del Athletic ni los goles de Erika han conseguido que las rojiblancas alcen la Copa de la Reina. Título que se le resiste tanto al equipo como a la propia jugadora, ya que ni en su breve paso por el Espanyol pudo hacerse con el título. En sus 14 temporadas como rojiblanca, tan solo dos veces ha alcanzado la final de la competición, en 2012 y 2014, siendo en ambas ocasiones el FC Barcelona el verdugo del Athletic. Especialmente dolorosa fue la final de 2014, donde las culés se llevaron el título en los penaltis.

Cerca estuvieron también de alcanzar la final la temporada pasada, cuando otra vez los penaltis frente al Barça impidieron que las rojiblancas jugaran el último partido que terminarían ganando las culés. Pero no solo en el Athletic le ha acompañado la mala suerte en esta competición. Cuando fichó por el Espanyol en la temporada 2010-11, las blanquiazules defendían el título copero, pero cayeron en la final, una vez más, ante el Barça.

Pero esa mala suerte no terminó ahí. Ya que además de ganar la Copa el año anterior a la llegada de Erika, cuando la navarra volvió al Athletic para la temporada 2011-2012 (y hasta la fecha), el Espanyol también la ganó. No obstante, esta ausencia del mencionado título no mancha una carrera de una jugadora que ha vivido desde dentro el crecimiento del fútbol femenino en España.

La evolución desde dentro

El mismo año que Erika hizo su debut deportivo en la SD Lagunak, Andrea Sierra, Maite Oroz, Leia Zarate y Ane Azkona, todas ellas jugadoras de la actual plantilla del Athletic, nacían. Otras jugadoras como Damaris Egurrola, Oihane Hernández y Nerea Nevado, también rojiblancas, no habían nacido todavía. Erika no nació en una época en la que los medios empiezan a hacerse eco del fútbol femenino y las televisiones empiezan a ver negocio, sino que construyó su carrera en una época en la que ver a mujeres jugar a fútbol se consideraba algo anecdótico.

Quizá por eso, para jugadoras como ella sea todavía más especial ver el auge que está teniendo en los últimos años el fútbol femenino, al que, a pesar de los avances, todavía le queda mucho por profesionalizarse. No obstante, la diferencia entre la situación en sus inicios y la actualidad es palpable, y su longeva carrera le han permitido ir progresando al mismo tiempo que lo hacía el fútbol.

Erika no vivió el primer título del Athletic, que congregó en el viejo San Mamés a 36.000 personas en 2003 para ver ese duelo entre las rojiblancas y el Híspalis, contra quien se disputaba el título. Pero sí ha vivido el histórico último partido de las rojiblancas en San Mamés hace poco más de dos semanas, en esos cuartos de final frente al Atlético de Madrid que reunieron a 48.121 personas que animaron bajo la fría noche bilbaína. Una cita que, a pesar de no terminar con resultado favorable para las leonas, se quedará en la memoria de Erika, del Athletic y del fútbol para siempre.

Veterana y referente

Ninguna de las compañeras de Erika en su primera temporada en el Athletic continúan con ella. Sí lo hacen Ainhoa Tirapu, que se unió a las filas rojiblancas en 2005, y Vanesa Gimbert, la más veterana del equipo y con quien además de compartir vestuario en el Athletic, también coincidió en el Espanyol. Son las tres jugadoras más veteranas del equipo, las que aportan la experiencia a un equipo joven con mucho futuro por delante.

Las 14 temporadas de Erika en el Athletic hacen de ella una guía para las jugadoras más jóvenes. Destaca principalmente Lucía García, jugadora revolucionaria totalmente adaptada en el esquema de Joseba Agirre y relevo de la navarra. También jugadoras como Jone Ibáñez y Leia Zárate, entre otras, están sumando minutos y aprendido de las veteranas como Erika.

Apenas a un día de cumplir los 36 años, la jugadora navarra sigue siendo imprescindible en el esquema de Joseba Agirre. Sus goles son ahora compartidos con los de Lucía García y Nekane, pero el valor de Erika en el Athletic, 14 temporadas después, no se pone en duda en Lezama.

lunes, 11 de febrero de 2019

Zorionak Aduriz!!!

Fuente: AdurizpediaTM @DatAthle


Foto: Athletic Club

Abrimos hilo con los datos del jugador franquicia del Athletic en los últimos años: Don Aritz Aduriz Zubeldia, el Zorro.

* Aduriz es oficialmente el 8° goleador en la historia del Athletic, con 165 goles.

* Si no consideramos el campeonato Regional, pasa a ser el CUARTO, solo superado por Zarra (335), Dani (199) y Arieta (170).

* Es el mayor goleador rojiblanco de las últimas 3 décadas.

* Aduriz es además el máximo goleador del Athletic en competiciones europeas, con 34 goles, más del doble que el segundo (Llorente, 16).

El dato tiene especial mérito porque el Zorro al cumplir 31 años no había marcado aún ningún gol en Europa con el Athletic.

* Aduriz ha sido ocho veces el máximo goleador del equipo, las seis últimas seguidas. Solo Zarra (10 veces) le supera, y Dani le iguala.

* Es junto a Zarra el único que ha sido capaz de marcar 20 o más goles en 4 temporadas seguidas.

* Aduriz volvió al Athletic en 2012 con ya 31 años y solo 23 goles en el Athletic.

* Desde su vuelta ha logrado 142 goles en 6 temporadas, casi 24 de media.

* El Zorro es el segundo jugador con más edad en jugar con el Athletic, tras Armando, y el mayor en marcar.

* En la historia de la Liga solo 15 jugadores han marcado con más edad, dos de ellos vascos (Etxezarreta y Julio Salinas).

* Aritz es el tercer máximo goleador de la historia de la UEFA/Europa League con 31 goles, tras Larsson y Huntelaar, y empatado con Falcao.

* Todos los goles los ha marcado con el Athletic. Máximo goleador en la historia de la UEFA con un sólo equipo.

* En el ranking oficial de la Europa League (desde 2008, sin previas) Aduriz es el segundo máximo goleador tras Falcao y el único junto a Falcao en ser máximo goleador dos veces.

* Es el único jugador español en la historia que ha marcado 10+ goles en Europa dos veces.

* Otro récord: Aduriz es el único jugador en la historia del Athletic que ha marcado más de un gol en CINCO competiciones diferentes: Liga, Copa, Supercopa, Champions y Europa League.

* Aduriz tiene en el Athletic una media de 0,45 goles por partido, la más alta desde Dani hace 3 décadas.

* En las ultimas seis temporadas su media es de 0,52, lo que no se veía en el Athletic desde Arieta hace medio siglo.

* Aduriz ha marcado a 35 rivales diferentes en primera división, solo por detrás de Messi con 36 y empatado con Raúl González.

* En total Aduriz es el 18° máximo goleador de la historia de la Liga, 12° español, 4° vasco y 1° Gipuzkoano, con 155 goles.

* Dos veces trofeo Zarra al máximo goleador nacional.

* Es también el máximo goleador de cabeza desde la retirada de Urzaiz.

* Goles de Aduriz antes de cumplir los 30 años:

- Liga: 54
- Copa: 6
- Europa: 2

TOTAL: 62 (23 con el Athletic)

* Con más de 30 años:

- Liga: 101 (3° de la historia)
- Copa y Supercopa: 16
- Europa: 35

TOTAL: 152 (142 con el Athletic)

* Aduriz ha logrado 28 dobletes con el Athletic, 24 de ellos tras su vuelta en 2012.

* Sus últimos 21 dobletes significaron 21 victorias para el Athletic.

* Aritz ha logrado además 5 hat tricks y el repoker frente al Genk.

* Los 93 goles marcados en Liga por el Zorro desde su vuelta al Athletic en 2012 han supuesto para el equipo un total de 78 puntos, lo que equivale a 13 puntos de media por temporada.

* Un dato no demasiado positivo: Aduriz ha sido expulsado 9 veces en Primera División.

* Solo un delantero fue expulsado más veces, Hugo Sánchez (10). Esnaider fue expulsado también 9 veces.