Translate

martes, 13 de noviembre de 2018

Poster Oficial Temporada 2018 - 19

Para todo aquel que quiera descargarlo solo tiene que seguir el siguiente enlace que le llevará a la página oficial del Athletic Club:

**ENLACE**

Para todo aquel que quiera descargarlo solo tiene que seguir el siguiente enlace que le llevará a la página oficial del Athletic Club:

**ENLACE**

Fuente: www.athletic-club.net

El Athletic ganó la última Liga antes de la Guerra Civil

Artículo publicado por Jordi Subirán en Mundo Deportivo el 13/11/2018

La historia de la Liga tuvo un obligado y triste paréntesis de tres largos años entre 1936 y 1939. La Guerra Civil española hizo lógicamente inviable cualquier tipo de competición deportiva.

La última Liga antes de la guerra empezó tal día como hoy, 10 de noviembre, en 1935 y acabó el 4 de abril del 36, apenas tres meses antes de estallar el conflicto, y la ganó el Athletic de Bilbao por delante de Madrid y Oviedo, con un balance de 14 victorias, 3 empates y 5 derrotas en las 22 jornadas disputadas.

En su banquillo empezó José María Olavarría, quien sólo dirigió al equipo en los tres primeros partidos (3-3 en Oviedo, 7-0 al Betis y derrota por 1-0 en el campo del Hércules) y acabó el británico William Garbutt.

Tras aquel campeonato y los largos años de contienda, la historia de la Liga no se pudo reanudar hasta el mes de diciembre de 1939, más de tres años después sin la participación del Oviedo, que había quedado tercero en 1936 en gran medida gracias a su ‘pichichi’ Lángara. El motivo: su estadio había quedado absolutamente destrozado por haber sido blanco de duros bombardeos. La Liga, de todos modos, le reservó plaza para la temporada 1940-41 para dar tiempo al club ovetense de reconstruir su campo.

Fallece K-Toño Frade, insigne ‘forofogoitia’ del Athletic

Artículo publicado por Iñaki Ugalde en Mundo Deportivo el 12/11/2018


Conocido popularmente como K-Toño, aunque el siempre añadiese el apellido Frade, porque el auténtico K-Toño, como solía decir, era su padre. Un seguidor acérrimo del Athletic, Un bilbaíno chirene y jatorra. Una gran persona.

K-Toño hijo falleció ayer. La noticia fue difundida por el propio club bilbaíno al considerarle “uno de los más insignes forofogoitias rojiblancos (término inventado por su padre)”. El propio Athletic definía a este singular artista como “txirene bilbaino, Athleticzale de pro, nacido en 1945 y socio del Athletic desde 1953, gran conocedor del Athletic y de su Botxo, caricaturista y dibujante, colaboró con la revista oficial del club en la década de 1970 con sus chistes de forofogoitias e interpretaciones de los jugadores del Athletic de las plantillas de la segunda mitad de la citada década. Generoso y alegre, compartió recuerdos y donó parte de su archivo, y otros materiales, al Museo del Club, parte de los cuales pueden verse en la exposición permanente del mismo”.

Elegante y amable a más no poder. Un señor artista. Un señor. Goian bego, K-Toño!

Resumen Jor. 12ª: Atlético de Madrid - Athletic Club

Fuente: www.athletic-club.eus

miércoles, 31 de octubre de 2018

Raimundo Lezama: Niño de la guerra

Artículo publicado por Dan Parry en thelinesman.org el 28/10/2018


Ilustración Tim Godden

El 23 de mayo de 1937, poco menos de un mes después del bombardeo y destrucción de Gernika por la Luftwaffe alemana Legión Cóndor, Raimundo Pérez Lezama y su hermano menor Luis embarcó en el SS Habana, un viejo barco de vapor encargado de transportar los niños refugiados Vascos, que se conocieron como Los niños de la guerra, a la seguridad de las costas británicas.

Inicialmente, el gobierno británico se había negado a acoger a niños como Raimundo. La mayoría de los principales países europeos firmaron un pacto de no intervención (aunque fue ignorado por casi todos) y el Primer Ministro Stanley Baldwin incluso declaró que "el clima no les convenía" (obviamente no estaba al tanto del clima húmedo del País Vasco). Sin embargo, después de que las atrocidades de Gernika salieron a la luz y recibieron cobertura internacional, hubo una protesta pública. Muchos británicos protestaron y exigieron que el gobierno, como mínimo, permitiera que los niños vulnerables ingresaran en territorio británico. El gobierno se echó atrás y finalmente concedió un paso seguro para los refugiados, pero no consideraría ofrecer ayuda financiera. Por lo tanto, todo el proceso fue organizado y pagado por ciudadanos vascos y británicos.

Raimundo, que apenas tenía quince años cuando zarpó, fue uno de los casi cuatro mil niños vascos que huyeron a Inglaterra. Llegaron al puerto de Southampton, donde fueron procesados ​​y enviados a diferentes partes del país. Raimundo se quedó en Southampton, donde vivía a solo media milla del Dell. Tres años más tarde, regresó a casa y comenzó a hacerse una leyenda del Athletic Club mientras revolucionaba el juego para los porteros españoles en el camino.

La decisión de enviar a Raimundo y a su hermano Luis a Inglaterra no se tomó a la ligera. Su padre había sido arrestado en Sagunto y estaba recluido en un campo de internamiento, donde pasaría el resto de la guerra. Y, su madre, al quedarse con demasiadas bocas que alimentar y pocas opciones, llegó a la conclusión de que la mejor opción para Raimundo, Luis y su familia sería que sus hijos se convirtieran en refugiados y escaparan de un Bilbao devastado por la guerra.

Con su hermano menor en la mano, Lezama dejó su hogar en Barakaldo y se dirigió al puerto de Santurtzi. Junto a otros cuatro mil niños abordó la Habana. No sabían mucho sobre a dónde iban, no podrían haber sabido si alguna vez volverían, y no tenían idea de si sus hogares o sus familias todavía estarían allí si lo hicieran.

Las condiciones en el barco tampoco eran buenas. Se había reacondicionado para albergar un máximo de ochocientos pasajeros y, aunque dos mil niños fueron inscritos como evacuados, otros dos mil se presentaron en Santurtzi el día de la partida.

Dejando a un lado a cuatro mil niños en un barco de vapor, el primer gran desafío que tuvo la Habana fue superar el bloqueo naval establecido alrededor del puerto de Bilbao por las fuerzas de Franco; Su objetivo es evitar que la ayuda y el apoyo lleguen a la ciudad sitiada. Con la ayuda de un destructor republicano, el vapor destrozado fue escoltado a través del bloqueo hasta que fue recogido en aguas británicas y llevado a Southampton por HMS Royal Oak y HMS Forester.

Incluso los navegantes más experimentados y resistentes te dirán que el Golfo de Vizcaya no es un mar para niños, las tormentas son frecuentes y las crecidas son algunas de las peores vastas extensiones de agua de nuestro planeta. Esto significó que, además de la falta de espacio, muchos niños sufrían de un terrible mareo y diarrea. El agotado capitán Ricardo Fernández, que había pasado cuarenta y ocho horas sin dormir antes de este viaje debido a otros similares hechos a Francia, habló de cómo, durante la primera noche, encontró a un grupo de seis niños que dormían y se amontonaban en su camarote. Habían logrado colarse durante su búsqueda de espacio y nadie tuvo el corazón para despertarlos y decirles que no se les permitió estar allí.

"Dondequiera que veían una puerta, la abrían y, por supuesto, nunca habríamos pensado en cerrarlas".

Al llegar a Southampton, cuarenta y ocho horas después, Raimundo y sus compañeros de barco fueron recibidos por grandes multitudes de simpatizantes que habían bajado al puerto para saludarlos. Desde allí, los refugiados fueron enviados a un súper campamento arreglado en North Stoneham. Estacion donde fueron alimentados, bañados, despiojados y sometidos a una inspección médica. A las autoridades les preocupaba que pudieran haber traído consigo algunas enfermedades típicas de las zonas de guerra, como la fiebre tifoidea.

Los niños permanecieron en este campamento durante unas semanas más, luego de lo cual se extendieron por todo el país para designar "colonias". Lugares como iglesias, escuelas, orfanatos y hogares que habían aceptado llevar a los jóvenes vascos. Raimundo se quedó en Southampton, yendo a Nazareth House, donde conocería a otra futura leyenda del fútbol vasco, Sabino Barinaga.

Durante su estancia en la casa de Nazaret, Raimundo encontró una figura paterna en la forma del comandante de la RAF Toby Keller y también encontró un gran amor en forma de una pequeña bola redonda. Su padre adoptivo también era director en el club principal de la ciudad de la costa sur y con frecuencia se hacía cargo de los juegos y de los juicios.

Fue durante estas pruebas que el gerente de Southampton, Tom Parker, notó que tanto Lezama como Barinaga poseían un talento considerable. Habiendo un excedente de jugadores de campo, Raimundo fue alentado a entrenar como portero debido a su altura. Sobresalió en el puesto y pronto, tanto él como Sabino se convirtieron en miembros esenciales del equipo 'B' (esencialmente un equipo juvenil). Se informa que durante su primera temporada con el equipo 'B' en 1938, Southampton ganó todos sus partidos excepto uno, mientras anotó más de doscientos goles y concedió solo diecisiete, con Barinaga anotando sesenta y dos veces en solo trece partidos.

En septiembre de 1939, el Reino Unido se unió a la Segunda Guerra Mundial. Las competiciones regulares se disolvieron ya que muchos jugadores se inscribieron para pelear en el extranjero o se unieron al esfuerzo en casa-orilla, el mismo Lezama hizo su parte trabajando como piloto de la RAF.

En lugar de la Primera División, las autoridades organizaron ligas no oficiales de guerra y una copa de guerra. Debido a la pérdida de cuarenta y un jugadores, Southampton se vio forzado a jugar solo dos bandos: un equipo senior que participó en la liga de guerra y un equipo 'A' que compitió en la Liga de Hampshire. Lezama jugó principalmente para el equipo 'A', pero tuvo la oportunidad de hacer tres apariciones para los Saints al final de la temporada. Una vez en una derrota por 5-1 ante el Arsenal, unos días más tarde contra el Fulham en el que Southampton ganó por 2-1, y su final fue contra Charlton en la derrota por 3-1.

Como la FA no reconoce estos partidos de guerra como algo más que amistosos, ninguna de las apariencias está marcada como oficial. No es que esto haya impedido a Lezama cuidar y valorar su tiempo en Southampton, así como la Medalla de la Liga Hampshire que ganó con el equipo 'A' esa temporada.

La temporada coincidió con el fin de la Guerra Civil Española y el gobierno comenzó a repatriar a los Niños. Barinaga se fue primero en marzo de 1940, se convertiría en una leyenda del juego español por derecho propio, convirtiéndose en la primera persona en marcar en el Estadio Santiago Bernabéu.

Lezama, que ahora tiene diecisiete años, lo siguió al final de la temporada poco después de su último partido contra Charlton. Southampton estaba absolutamente desesperado por mantenerlos y se rechazaron las solicitudes de permiso de trabajo de ambos. Tom Parker notó que Barinaga y Lezama fueron dos de los talentos más extraordinarios con los que ha trabajado.

Cuando regresó a casa, el padre de Raimundo le preguntó qué había aprendido durante sus tres años en Inglaterra y qué planeaba hacer con su vida ahora que estaba de regreso en Bilbao. Lezama respondió que había aprendido a hablar inglés, lo que, por supuesto, era extremadamente útil, pero lo mejor de todo era que podía jugar al fútbol.

Originalmente, sin embargo, Lezama no tenía intención de seguir una carrera en el juego. No por falta de deseo, sino más bien por el hecho de que no se dio cuenta de que sería posible. Su plan era simplemente terminar la escuela y encontrar un trabajo normal. Esto fue hasta que se descubrió que su abuelo tenía una conexión en el Arenas Club de Getxo. Su abuelo se puso en contacto con su contacto y Raimundo fue invitado a dirigirse a una prueba. En poco tiempo su clase se lo dijo y el Arenas lo inscribió de inmediato. Jugó el resto de la temporada con el equipo de Segunda División antes de que los gigantes vascos Athletic Club se dieran cuenta de su talento y lo firmaran en 1941, lo que le permitió lograr su "sueño máximo".

Gracias a la presencia del legendario portero Echevarria, no debutó por un tiempo. Finalmente llegó la siguiente temporada, el 27 de septiembre de 1942 en San Mamés ante el Real Betis, con el partido de terminar 5-0 para los locales. Echevarría se vio obligada a retirarse debido a una grave infección pulmonar, lo que le dio la oportunidad al joven Lezama. Continuaría para jugar otras veintisiete apariciones en la liga y la copa en la temporada 42/43, ayudando a su equipo local a doblar la copa en el camino.

Es alabado, en particular, por su actuación en la final de la Copa del Generalísimo, visto por muchos como el hombre del partido en una victoria de 1-0. Lezama pasó a desempeñar un papel importante en uno de los equipos más exitosos del Athletic. Fueron una de las fuerzas más destacadas en la historia del fútbol español. Ganaron siete Copas y dos títulos de liga entre 1943-1958, y contuvieron a algunas de las estrellas más queridas del club, como Piru Gainza, Telmo Zarra y José Luis Panizo.

Las habilidades y los conocimientos que Lezama había traído de Inglaterra eran desconocidos en España en este momento. Fue crucial para los éxitos del Athletic Club y fue un pionero absoluto.

Era un portero extremadamente confiado y se hizo famoso por la forma en que jugaba. Tan único fue su estilo que sus travesuras, a menudo cuando resultaron en una calamidad, fueron referidas como 'Lezamadas'.

Por ejemplo, tomaría posiciones fuera de su área 'para poder ver mejor el juego', correr fuera de su línea para barrer las pelotas, jugar con la pelota a sus pies e iniciar contraataques rápidos con tiros largos o patadas rápidas.

Todo esto puede parecer bastante normal para un espectador moderno del juego, pero en España en los años cuarenta esto fue positivamente revolucionario. De hecho, su estilo estaba tan en desacuerdo con los tiempos que una vez después de una prueba anterior en el Atlético de Aviación, el legendario portero Ricardo Zamora le recomendó a Lezama que dedicara su vida a algo más que al fútbol. Algo que Zamora admitiría más tarde fue un error de juicio.

Se dice que a veces los árbitros estaban tan confundidos por sus empresas fuera de su área que le ordenaban que regresara, ya que no estaban seguros de si era legal. También es bien sabido que poseía un gran carácter y creencia en sus propias habilidades, a veces en detrimento suyo. Según se informa, en un juego de copa contra el Alcoyano, ordenó a sus jugadores que no se molestaran en formar un muro cuando concedieron un tiro libre en una posición peligrosa, por lo que estaba seguro de que lo salvaría. Más bien contra el guión, no pudo mantener fuera el disparo resultante, una de sus mejores Lemazadas.

Al igual que con todos los radicales, Lezama no cambió su estilo como consecuencia de sus errores y se mantuvo fiel a sus principios a pesar de sus detractores.

El siguiente gran paso en su carrera se produjo en 1947, cuando después de varias temporadas fructíferas en el Athletic, Lezama recibió su única convocatoria con la selección con una derrota amistosa 4-1 contra Portugal. Logró causar una buena impresión en el árbitro inglés del partido, quien recordó que estaba harto de que el arquero de España se balanceara desde el travesaño y pasó la mayor parte del partido sin éxito tratando de explicar sus frustraciones a Lezama en francés y Alemán.

Después de que un tiempo había pasado, Lezama descaradamente respondió "no con experiencia". El árbitro le ordenó con bastante enojo, en inglés, que dejara de jugar, a lo que Lezama respondió en perfecto inglés. "Bueno, ¿por qué no lo dijiste?"

La temporada 46/47 es reconocida como la carrera más importante de Lezama. En veintitrés partidos de liga concedió solo veintinueve goles y, aunque el Athletic llegó en segundo lugar a Valencia por los resultados de cabeza a cabeza después de estar empatados en puntos, recibió retrospectivamente el Trofeo Zamora por ser el mejor portero de la temporada.

Raimundo seguiría jugando para su amado Athletic hasta 1957, convirtiéndolo en uno de los guardianes más veteranos en la historia del club. Desafortunadamente, a partir de la temporada 51/52 en adelante, sus oportunidades de juego en el Athletic se volvieron escasas, ya que otro conocido portero, Carmelo Cedrún, se alzó en las filas. Desde 1952 hasta que dejó el club en 1957, solo participó en veinticuatro partidos.

Al final de la temporada 57, Lezama había decidido ganar tiempo en su carrera, pero su amigo Pirulo Laso lo persuadió para que se fuera con Indautxu, de la Segunda División. Se suponía que solo debía jugar un partido, ya que un brote de gripe había dejado al club sin guardameta. Pero al final, permaneció allí durante una temporada, jugando gratis como un favor para su amigo, otro signo del notable personaje del hombre. Después de esto, pasó a los rivales locales Sestao por dos temporadas más, antes de completar el círculo y regresar al Arenas Club de Getxo, donde terminó su ilustre carrera a la edad de treinta y nueve en 1961.

Muchos creen que Lezama sigue siendo menospreciado criminalmente, no solo por su habilidad y por la forma innovadora en que jugó, sino también por el éxito monumental que tuvo. Aparte de Piru Gainza, ningún jugador del Athletic ha ganado más trofeos que Raimundo Pérez Lezama. Su recorrido se encuentra en dos ligas, seis Copa del Rey (entonces llamada Copa de Generalísimo) y una Copa Eva Duarte (la antigua Supercopa).

En 2007, a la edad de ochenta y cuatro años, la vida de Lezama llegó a su fin. No mucho después, en reconocimiento a sus logros e impacto, y después de muchas campañas de su hijo, Manu Pérez Lezama, el Athletic Club nombró la calle que corre adyacente al puesto norte del nuevo Peatonal Raimundo Pérez Lezama de San Mamés . De este modo, Raimundo es uno de los tres únicos jugadores del Athletic que han nombrado una calle de Bilbao en su honor.

Rara vez los jugadores trascienden el juego, pero seguramente se puede decir que Lezama hizo precisamente eso. No solo era un futbolista o un portero, era más, y su historia sigue siendo una inspiración.

Padre, hijo, hermano, pionero, guerrero, ganador, refugiado, sobreviviente, hijo de la guerra.

martes, 30 de octubre de 2018

¿Cómo logra la academia del Athletic de Bilbao producir el 85% de su equipo?

Artículo publicado por Alex Clapham en theguardian.com el 30/10/2018

Los Athletic de Bilbao dependen casi totalmente de su academia para los jugadores, sin embargo, nunca han sido relegados de la Liga.


Jóvenes jugadores entrenan frente a las colinas vascas
y al famoso arco. Fotografía: Alex Clapham

La ciudad tranquila de Lezama se encuentra a 10 km de Bilbao y alberga a solo 2.400 personas, pero también alberga uno de los clubes de fútbol más singulares del mundo: el Athletic de Bilbao. Apenas 14 años después de su fundación, los del Athletic fueron acusados ​​de reclutar jugadores extranjeros no elegibles en la Copa del Rey de 1911, por lo que decidieron que solo elegirían a jugadores que nacieran en el País Vasco o que se "formaran localmente". Más de un siglo después, esa política sigue vigente y sigue siendo uno de los tres clubes que nunca han sido relegados del nivel más alto del fútbol español, junto con el Barcelona y el Real Madrid.

La confianza del club en el talento local comienza en su campo de entrenamiento en Lezama, que se inauguró en 1971 y ahora alberga al primer equipo, a los equipos femeninos y a los diversos equipos académicos. Hay ocho campos, un gimnasio, una sala de prensa y una sala médica en Lezama, pero es el arco icónico , que se trasladó aquí desde el antiguo estadio de San Mamés, lo que le da al lugar la sensación de una gran institución.

"Este club de fútbol se convierte en parte de nuestra identidad desde el momento en que nacemos", dice Jon Solaun, quien jugó para el club y ahora entrena a su equipo Sub-16. “Cualquier niño nacido dentro de un radio de 60 km de aquí es bañado con globos y regalos; Las salas de maternidad están enlucidas en rojo y blanco. Nací en Bilbao y ponerme este chándal y representar a este club es todo para mí. Sé que los chicos sienten el mismo orgullo. Todos nos sentimos como un pedazo de historia aquí como una familia.

“Es increíble que los niños estén cerca y se vean crecer a través de las categorías como personas y jugadores. Cuando un niño de Lezama se pone el rojo y el blanco en San Mamés, todos sentimos una gran sensación de triunfo ".

Durante los últimos cinco años, al menos dos jugadores de la academia se han graduado en el primer equipo, lo que es motivo de gran orgullo para el director deportivo José Amorrortu. "El ochenta y cinco por ciento de los jugadores del primer equipo llegaron a esta academia y el promedio de estadía aquí antes de llegar al primer equipo es de siete años", dice. “Los tomamos como niños pequeños y los moldeamos. Estas cifras son solo una consecuencia de nuestro trabajo".

Amorrortu jugó para el Athletic, incluso representándolo contra la Juventus en la final de la Copa Uefa de 1977, antes de dirigir tanto al equipo juvenil como al primer equipo, por lo que entiende la cultura como a cualquiera. “Tenemos 20 scouts en el área de Vizcaya y también tenemos 150 clubes hermanos en la región que monitorean el progreso de los jóvenes y los envían a Lezama si sienten que poseen las cualidades para jugar aquí. Confiamos en que nuestros entrenadores y clubes locales desarrollen a los niños tanto que ni siquiera iniciamos nuestro programa de academia hasta que son menores de 10 años. Apenas el año pasado tuvimos 1.500 niños de nueve años entrenando aquí. No es difícil encontrar jugadores ".

Amorrortu dice que sus entrenadores quieren ver jugadores con "habilidades cognitivas". "Queremos saber cómo piensan y tomar decisiones sobre el terreno de juego, y luego ver cómo actúan de manera correcta". El jugador de 65 años usa mucho la palabra "valores". “Los niños tendrán roles y responsabilidades tan pronto como entren al edificio; ya sea clasificando el kit, limpiando el vestidor o llevando equipo. Hay una rotación.

“He trabajado en el Atlético de Madrid y en otros clubes de élite, pero nadie tiene lo que tenemos. Aquí tenemos una cultura, una identidad. Nuestro trabajo es crear buenas personas y buenos jugadores, y nadie hace eso como nosotros. La familia es todo para los vascos y queremos hacerlo bien por nuestra propia gente. No hay mayor orgullo para un niño que jugar al fútbol en este club".

El ex internacional español se escabulle a su despacho y regresa con una hoja de papel. “Es importante que tengan más medios de vida que el fútbol. Las carreras son cortas y están a un mal tackle lejos de que todo haya terminado ”, dice mientras me entrega una hoja de equipo. “Nuestro tercer equipo está compuesto por 21 niños de entre 18 y 19 años; 13 de los 21 están actualmente cursando estudios universitarios. Sin embargo, no forzamos nada sobre ellos, solo fomentamos los buenos valores. Especialmente en el juego y la sociedad de hoy, nuestros muchachos son un ejemplo ".

El primer equipo ha completado su trabajo y se ha ido a casa, por lo que ahora los jóvenes tienen la oportunidad de entrenar por debajo de las pintorescas colinas vascas. El estándar es excepcional. "Muy técnico", dice Amorrortu. "Conducimos técnica, técnica, técnica".

Los jóvenes mueven la pelota hacia adelante y hacia atrás con varios toques y giros, ya que el entrenador les recuerda constantemente “Tres puntos clave: 1. Postura: mantenga la espalda erguida mientras dobla las rodillas. 2. Visión: revisa tu entorno por espacio y personas. 3. Cambio de ritmo y dirección.

Luego de 30 minutos de trabajo técnico, la importancia de la estrategia y la forma se profundiza en cada individuo. Hay una seriedad en todo el lugar y los estándares son extremadamente altos, tanto que se envían fuera de la sesión a dos subalternos menores de 14 años, a quienes se les ordena pararse a un lado y mirar con las manos detrás de la espalda.

"Cada individuo aquí tiene que ser una representación del club y la gente", dice el entrenador en jefe de menores de 18 años Iban Fuentes. “Tan pronto como un niño se lo toma con calma, necesita que se le recuerde que hay otros desesperados por estar en su lugar. Esta es la naturaleza del juego y debemos proporcionarles también una educación deportiva.

“La sociedad está cambiando y el modelo profesional no es lo que era hace 20 años. Trabajamos duro para mantener a los chicos enfocados, pero hay momentos difíciles. Sin embargo, tienden a alcanzar una edad en la que entienden que el dinero no puede comprar lo que tenemos aquí en Athletic. Ahí es donde el trabajo duro de todos vale la pena. Este club es como ningún otro. Entrenamos junto al primer equipo y el jefe asegura que no hay barreras entre nosotros y ellos. Se detendrán y conversarán con los niños cuando pasen y siempre siguen su desarrollo y crecimiento.

"Todos estamos viviendo el sueño. Cada persona en este complejo tiene un boleto de temporada. Si el primer equipo juega lejos, los niños entrenarán, luego irán a casa y se pondrán sus pijamas atléticos para ver el juego con su familia. Los entrenadores tienen un punto de encuentro en la ciudad donde miramos los juegos juntos. Todos somos miembros de la familia Athletic y tenemos nuestra propia cultura e identidad".

El Bilbao FC Jeshwang de Gambia

Fuente: Boletín distribuido en San Mamés en el partido Athletic Club - Valencia CF 27/10/18

Un grupo de aficionados de Serrekunda, la ciudad más grande de Gambia, decidió crear un equipo con jugadores solo del área de la urbe africana


La decisión de bautizarse con el nombre de Bilbao la tomaron por la admiración que les causó el papel desempeñado por el Athletic en la Europa League en la campaña 2011/12, en especial, tras la espectacular eliminatoria ante el Manchester United. Desde entonces, el Bilbao FC Jeshwang compite en la liga local con un escudo (fotografía adjunta) que refleja su simpatía por el Athletic. Un miembro del equipo contactó con el Club e hizo llegar fotos de la plantilla, así como su condición de aficionados del Athletic, del que valoran su forma de competir. También les llama la atención el nivel competitivo del club, capaz de ganarle la Supercopa al Barcelona y de ser uno de los tres equipos que nunca ha descendido jugando con futbolistas locales. El Bilbao FC Jeshwang nos sigue con atención y celebra la irrupción de Iñaki Williams. Mencionan también a De Marcos y Muniain, y varios jugadores se hacen llamar con nombres de futbolistas del Athletic, como Amadou Iker Jaiteh o Kebba Oscar Sonko. El Bilbao FC Jeshwang compite en la liga amateur de Gambia con futbolistas de New Jeshwang (Serrekunda) y han ganado varios torneos en los últimos años.

Idilio en los Campos de Sport

Fuente: Boletín distribuido en San Mamés en el partido Athletic Club - Valencia CF 27/10/18

El Athletic Club ha prestado al Museo de Belas Artes de Bilbao el conocido cuadro de Aurelio Arteta titulado ‘Idilio en los campos de Sport’


Esta cesión se enmarca dentro de la exposición realizada por el 110 aniversario de la creación de la pinacoteca bilbaina. En esta muestra el Museo de Bellas Artes de Bilbao reorganiza su colección permanente, presentando una nueva mirada a través del alfabeto que sugiere su comisario literario Kirmen Uribe. El escritor ondarrutarra ha agrupado las obras de arte respondiendo a una palabra, de la A a la Z. En el caso concreto que nos ocupa, la pintura de Arteta está ubicada en la sala K (Kirola – Deporte), compartiendo espacio con trabajos de, entre otros, Losada, Guezala y Chillida. Se trata de una oportunidad magnífica para contemplar este cuadro, patrimonio del Athletic Club, que luce en todo su esplendor, gracias al trabajo de limpieza y consolidación realizado por el Departamento de Conservación y Restauración del Museo de Bellas Artes, y al nuevo marco colocado, el cual pertenecía a una pintura de Divino Morales y decoraba Ibaigane cuando era residencia de Ramón de la Sota.

Esta exposición podrá visitarse hasta el 2 de junio de
2019.