Translate

viernes, 18 de agosto de 2017

Cromos Athletic Club temporada 54

El último NO gol de Julen Guerrero

Fuente: www.sanmiguel.es (07/09/2016)


Último minuto de partido. El Athletic, al borde del abismo de la segunda división, se juega 108 años de historia en un partido a vida o muerte contra el Cádiz.

Es el minuto 87, el marcador sigue 0-0 y a Javier Clemente le queda un cambio. Es consciente de que necesita no sólo un revulsivo para el juego, sino alguien que sea capaz de levantar el ánimo de los aficionados que abarrotan San Mamés.

Y el elegido es él. El último ídolo rojiblanco. El Rey León. La perla de Portugalete. Se despoja de la ropa de calentamiento y se enfunda su mítica zamarra con el 8 a la espalda. Esa que ha visto celebrar más de 100 goles y que rechazó a los ricos para seguir jugando en el más grande. Va a entrar al campo Julen Guerrero.

La gente se levanta de sus asientos y corea su nombre. Se avivan los ánimos y la ilusión de la grada. Clemente ha conseguido el efecto que quería en el público y esto se nota en los defensas gaditanos que en la siguiente jugada ceden un córner inocente. El encargado de lanzarlo no puede ser otro.

Julen coloca el balón. Mira al área, toma carrerilla y golpea la pelota con ese estilo inconfundible. La pelota vuela, coge efecto y pasa por encima del portero. La gente se lleva las manos a la cabeza. El balón ha entrado. Golazo olímpico.

Hay quien dice que lo hizo a propósito, que no vio a nadie desmarcado y por eso tiro directamente a gol desde el córner. Un gol importantísimo que acerca al equipo a la salvación del descenso.

Nosotros no lo sabíamos, pero por aquel entonces, Guerrero se encontraba dando sus últimos coletazos como futbolista en un final de carrera más lleno de sombras que luces. Su estrella se apagaba y el ocaso de su carrera estaba siendo muy decepcionante, aportando cada vez menos al equipo.

Puede que por ello, para alimentar esa figura trágica que era entonces el bueno de Julen, Megía Dávila, el árbitro de aquel partido anulase el gol. Su último gol se convertía en su último NO gol. Pitó penalti por mano en un balón que claramente había pasado la línea.

El penalti lo metió en primer lugar Iraola y tras mandar repetirlo, Tiko. Pero eso ya es otra historia.

Previa UEL: Panathinaikos - Athletic Club (Ida)

Fuente: www.athletic-club.eus


jueves, 17 de agosto de 2017

Cromos Athletic Club temporada 55-56

No hacía falta...

Artículo publicado por Aitor Elizegi en su blog 'Licencia para aliñar' el 16/08/2017


No se entienden las dudas, los atajos, los trucos de verano, no hacía falta (y no hace falta) poner a prueba de nuevo la fortaleza de esta idea propiedad de todos cuantos la respetamos, no hacía falta despertar de nuevo y de forma gratuita un fantasma, un debate que debilita el grupo, el colectivo, que abre otra vía de agua en el maltrecho ideario, ¿quien necesitaba abrir el códice si no está dispuesto a escribir sus líneas negro sobre blanco?, no hay goles, no hay glorias que compensen la duda que desequilibra una delicada balanza.

Un rápido paseo por las remozadas instalaciones de Lezama es suficiente para certificar el esfuerzo realizado por la actual junta directiva en el entramado de la Escuela de fútbol rojiblanca, se ha invertido y se han mejorado notoriamente las alfombras verdes y las infraestructuras del espacio de formación del Txorierri.

Uno adivina un esplendoroso futuro en tanto área de confort deportivo, aunque en estas fechas se echa de menos el ruido infante, el nervio de los padres que esperan y desesperan y el aliento de los formadores.

Una tarde de verano, aún con baja actividad, entre los céspedes solitarios y el guarda de seguridad aburrido se adivinan cientos de jóvenes corazones trotando a ras de los verdes, devolviendo pelotas al primer toque, tirando líneas juntas y desmarques al destino, realizando carreras continuas hacia sueños de grandeza.

Los tiempos están apretando el fútbol de talón, a veces ni el que lo tiene más grande toca trofeo, y la lista de fracasos es bastante más larga que la de libros de estilo para seguir, cientos de proyectos se quedan en fuegos de artificio y especulación, cuando no desplifarro y varios juguetes rotos.

Nadie sabe el futuro del fútbol de corazón, como dice Julen Guerrero ahora que todos nos formamos fuera del barro y en el pase corto, pocos ejemplos quedan para el I+D del modelo fuera del fútbol de aldea de la franquicia de la Campa de los Ingleses.

El busto de Gainza, puro ADN rojiblanco, mira serio y profundo a los tiempos y al horizonte, pasado y futuro, esperanza puesta en cada nueva bolsa deportiva al hombro, a veces de mayor tamaño y peso que el alevín portador, no hablamos de color de piel ni territorio nativo, hablamos de quien te ha visto crecer con balón y en la vida.

El Arco recuperado, corona con acierto todas estas ilusiones, acompaña al viejo Zorro ojeando proyectos de futbolista desde hace unos años y certifica la ilusión del que llega y recorre con trabajo y tesón el largo camino hasta poder portar la zamarra mayor, de rojo y blanco.

Pero también levanta acta del esfuerzo de los que no llegan, pesa el escudo si esta entero y tienen que abandonar con más o menos justicia, cabizbajos la disciplina de la élite, a veces, muchos lo han demostrado, para regresar de la cesión con orgullo y muchas horas de carrera en solitario, otras para alimentar estructuras de fútbol de plata y bronce, y porque no, de cartón: todos contribuyen a sostener el delicado castillo del fútbol de origen, de cantera, en el que todos sabemos de qué color es nuestra camiseta por maltrecha que este en el armario, a sujetar torneos de fogueo, vestir las gradas de ánimo, escaleras al cielo, detrás de cada pelota en movimiento en nuestro territorio o los pocos territorios que alimentan y hacen crecer nuestra filosofía aparece un brote, unas piernas que empiezan, un elegido entre los nuestros que algún día podrá ser parte de nuestra historia centenaria, del equipo que nos representa aquí, a pie de campo en el nuevo San Mamés, y allá: por los estadios del mundo portando y contando nuestros colores.

Desde luego que el balón es de los dotados, la alineación de los que saben, el confort y la formación para los que tienen un don con el pelota entre los pies. Pero el ADN de este club está su testamento y en los que recogen los relevos.

No debemos olvidar, que los que amamos la escuela, los centenarios, los que portan carnets de socio y latido, de cuero gastado o plástico descolorido, los que retiran las cuotas al esfuerzo del trabajo del año, los que dan aliento cuando no queda oxígeno, los que lloran de colores, los que enseñan el camino, los juglares de las hazañas, los que están siempre y suman décadas orgullosos, cuantos ya no pueden volver a estar, los de los homenajes y las Peñas, los que hacen cientos de kilómetros donde nunca han estado: somos los que prestamos nuestra vieja pelota, nuestra camiseta a uno de los nuestros, a uno de casa, a uno que ha entrenado y soñado debajo del Arco o se le eriza la piel al pasar con la bolsa al hombro por primera vez al lado del busto del maestro Piru, esa es la diferencia, hasta ahora somos los mismos, en la grada y en el césped, todos los que hemos tenido el mismo sueño desde pequeños, por eso respetamos al que tiene el privilegio de tocar la pelota iluminado por los focos de la Catedral, a quien puede llevar flores a Pichichi, porque lleva en el pecho el Escudo de cuantos hemos tenido alguna vez el sueño de ser parte de la leyenda, la que cuentan del Athletic.

No hacía falta…

miércoles, 16 de agosto de 2017

Cuando Eva Nasarre se coló en el vestuario en la final del 84

Fuente: www.sanmiguel.es (13/12/2016)


Si San Mamés es especial para todos los bilbaínos, imaginaos lo que debe ser para una persona que nació, vivió, y trabajó allí toda su vida.

Natxo Biritxinaga vino al mundo en la tribuna principal en 1932. Hijo de Perico Birichinaga, primer masajista de la historia del club y conserje del campo, creció en el domicilio de su familia dentro de la mismísima catedral, bajo la tribuna norte. Su destino estaba escrito, no podía ser de otra manera, tenía que dedicar su vida al Athletic. Y vaya si lo hizo. 42 temporadas, repartidas entre masajista y ayudante, 3 ligas y 5 copas lo avalan.

Todos los jugadores lo querían. De carácter jovial y cercano, Biritxi era mucho más que un masajista. Era un consejero, un compañero, un confidente… un amigo. “Adelante campeones, el equipo del Athletic vencedor tiene que ser, nadie podrá detener nuestro avance arrollador” cantaba antes de cada partido para que los leones saltaran al campo motivados y a por todas.

Pero sin duda, el momento más especial dentro del vestuario lo vivió en la final de copa de 1984.

El Athletic, que ya era campeón de liga, jugaba contra el Barcelona de Maradona y Schuster en el Bernabéu. La tensión era casi insoportable. Los jugadores, presos de sus nervios, apenas hablaban entre ellos. Permanecían sentados en los bancos mirando al suelo tratando de aislarse de la atmósfera del partido. De repente, la famosa presentadora de televisión Eva Nasarre irrumpió en el vestuario dando saltos, gritando y animando a los jugadores. En realidad, se trataba del propio Natxo disfrazado en un gesto que desató las risas y las bromas entre los jugadores y que sin duda ayudó a que todos se relajaran.

El Athletic acabó ganando la final con gol de Endika. Lo que nunca sabremos es hasta qué punto fue Biritxi responsable de aquella victoria.

Aduriz: "Aprendo cada día de Williams y de todos los jóvenes"

Entrevista publicada por Alfonso Herrán en el diario As el 14/08/2017

El delantero donostiarra está feliz. Ha comenzado la pretemporada muy bien físicamente, sin los pequeños problemas de la campaña pasada. A sus 36 años, aún le queda cuerda.


¿Qué tal la pretemporada? Han empezado antes que nadie. ¿Se hace larga?

Las pretemporadas son la antesala de la competición. Por suerte o por desgracia, nosotros hemos empezado muy pronto esa competición oficial y eso hace que tengas que estar preparado muy pronto. No hemos tenido mucho tiempo de pretemporada. Ya estamos en la faena, se puede decir que no estamos en pretemporada sino de lleno en la temporada.

Otro año sin fichajes por esa filosofía tan especial.

Hoy en día tal y como está el fútbol es muy difícil que un equipo apenas cambie de nombres y que los que llegan solo son del filial. Eso te hace diferente pero también tiene sus fortalezas, intentamos potenciarlas y con eso vamos hasta el final.

No pudo jugar hace unos días contra el Liverpool, por las rotaciones, con lo que le atrae ese club...

Me hace mucha ilusión jugar contra ellos, es verdad. Espero hacerlo no en un amistoso sino en competición europea. Siempre le he tenido especial simpatía con el Liverpool.

Y le atrae la Premier. Una espina clavada no haber jugado allí...

Sí, siempre me ha encantado. He podido competir en campos de allí, futbolísticamente me parece muy atractiva, aunque estoy donde quiero estar y disfruto mucho de jugar en el Athletic.

Tardó en llegar pero por fin marcó este año, en la previa de Europa y el sábado ante el Alavés. ¿Si no moja se obsesiona o es una barrila nuestra, de la prensa?

La prensa sois lo que sois. Es difícil hablar tanto y rellenar tanto espacio con apenas noticias de verdad, es parte del circo...

...ese circo que nunca le ha gustado.

Al final yo también me aprovecho de esa parafernalia. De lo que genera el fútbol vive mucha gente. Nos aprovechamos muchos. Tampoco hay que ponerse una venda.

Se les juzga por el gol: si se tira tres meses sin marcar, no vale para nada y si mete tres en un partido, ya es una estrella.

Por desgracia así se hacen los análisis, por parte de la prensa sobre todo. La mayoría de la gente la lee y se hace una opinión. Desde dentro analizamos las cosas con más rigor y perspectiva. Tampoco quiero desacreditar a la prensa pero son análisis simples. Si metes un par de goles has hecho un partido muy bueno y en otro que no has metido y has jugado mejor ya no vale para nada... a los delanteros se nos juzga por los goles.

¿Lee todo lo que se escribe sobre usted?

Noooo. Te llegan cosas, vivimos conectados y es fácil buscar información en el móvil, pero no estoy muy atento a la prensa deportiva, porque deja mucho que desear.

En Valencia vivió un máster de prensa...

Es un equipo en el que la prensa tiene mucha presión. Hay que estar preparado para eso y aprender de todo tipo de situaciones. Fue un máster, sí.

Habla de repercusión social: ¡Tiene Twitter y aún no ha escrito nada!

Hay gente que usa las redes sociales. Bastantes veces he tenido muchas dudas de si hacer uso de ellas, es más fácil tener una voz verificada en Internet. No he dado el paso, pero lo tengo para que se vea quién soy de verdad. No sé si lo haré en un futuro.

Cambiemos de tercio: Europa genera una ilusión especial en Bilbao.

Competimos con diferentes rivales y en escenarios a los que no estamos acostumbrados. La competición europea nos ilusiona y nos encantaría hacer algo muy bonito.

Lleva marcando en San Mamés desde el empate a cero ante el Alavés el 8 de enero. Son nueve partidos seguidos.

Es el estadio en el que más a gusto estoy, delante de nuestra gente, con todo el apoyo. El año pasado hicimos muy buenos números en casa y queremos seguir haciéndolo. Nos encantaría poder llevar eso a los partidos de fuera.

En los penaltis también ha cogido el punto, anunque falló uno ante Kameni (Fenerbahçe) el otro día.

Es cuestión de mucha confianza, de ir variando cuando eres lanzador habitual. Me siento cómodo y a ver si puedo seguir siendo tan eficiente.

¿Había vivido alguna vez lo de Barakaldo? Un árbitro que se harta y se va... ¡A veces los jugadores no ayudan mucho!

No, era la primera vez; no estuvo bien, tanto por nuestra parte como por él, que no anduvo muy acertado. Tenemos que aprender de esto, esperemos que no vuelva a pasar.

Con 36 años ¿se puede seguir mejorando?

A cualquier edad se puede mejorar. Hay muchas cualidades, aspectos en el juego, en lo mental, técnico y táctico en los que puedes seguir mejorando. El gran reto es mantener el nivel físico. Si estás bien físicamente, lo normal es seguir aprendiendo.

Pues el físico lo tiene: ¡no engorda ni un gramo!

¡Bueno, que no engordo! Hay muchos componentes. Genéticamente hay cuerpos que tienen más facilidad para mantener el peso y la grasa y yo tengo suerte. Doy mucha importancia a la alimentación y trato de cuidarme.

Cada vez se dan más casos como el suyo, eso es así.

En unos años las edades que nos parecían elevadas se van a normalizar, es una tendencia de la sociedad. La gente vive más y mejor y en el deporte pasará algo parecido. Hay muchas herramientas para cuidarnos mucho.

Klose es un referente.

Puede ser uno de ellos. Todos los que con edades avanzadas han dado un gran rendimiento son referentes.

Los goles no miran al DNI.

Poder hacer goles depende del equipo, de estar en el sitio, andar bien físicamente, atento y buscarla... hay que conjugar muchas cosas.

¿Piensa en el adiós?

Claro, es inevitable. Pero prefiero vivir intensamente el presente.

Tiene mucho carácter. Raúl García es su alter ego.

Si quieres competir a alto nivel tienes que intentar ganar siempre, ser lo más competitivo posible.

Hablando así relajadamente es un tipo tranquilo. En el campo es otra cosa.

Siempre he intentado competir, cada uno peleamos por lo nuestro en el campo y cuando termina el partido, se acabó. Todos somos compañeros de profesión y de ahí no puede pasar.

Cuando repasa los partidos no se dice: ¡Qué cabroncete soy con los árbitros!

En los partidos la tensión es muy grande, hay momentos en los que tendríamos que pensar un par de veces las cosas antes de actuar. Desde fuera veo momentos en los que me tendría que haber comportado de otra manera. Me confundo como todos y lo asumo, intento mejorar en eso, es algo que lo llevo desde siempre. Trataré de arreglarlo.

¿Con su carácter y el de Raúl, las finales de 2012 habrían sido de otra forma?

Nunca se sabrá, mejor no contestar. Hicieron un papelón y no vamos a andar con conjeturas.

Mantiene una máxima: sin ambición no hay progreso.

Toda la vida tienes que estar predispuesto a progresar y no ponerte un techo. Si el objetivo es hacer un buen papel, no podrás llegar a nada y si tratas de meterte en UEFA no llegarás a Champions. El techo se hace sobre el camino. Hay que aprender de todo lo que te rodea... y ser cada día mejor.

Llegó con 24 años a la élite. A esa edad Muniain lleva casi 8 en ella y por Neymar hoy pagan 220 millones. ¿Esto no va demasiado rápido?

El fútbol está cogiendo una dimensión que no se si va a ser sostenible o dónde va a parar. Coge unos derroteros difíciles de imaginar. Hay que estar preparado para todo lo que está pasando.Con los jóvenes todo vuela. Pasas del anonimato a ser alguien muy conocido en nada de tiempo. Asimilarlo no es fácil.

Williams puede ser su sucesor. Le admira. ¿También usted puede aprender algo de él?

Por supuestísimo, aprendo muchísimo de Williams y de todos los jóvenes cada día, de los que me rodean. Estoy encantado con ellos.

¿Qué tiene Bilbao que tanto le ha marcado?

He conocido una filosofía de un equipo diferente que me ha llegado, me siento muy identificado con ella.

Por cierto, alienta al golfista Rahm. ¿Triunfará?

Le sigo, me encanta el golf, tenemos mucha suerte de contar con un golfista de su nivel. Disfruto con lo que hace.